jump to navigation

Martes 31 de enero de 2012

2011, año de la elección de escuela en Estados Unidos

19:25 h | Artículos | Jaimeba | Comentarios cerrados

El año pasado, 12 estados norteamericanos y el Distrito de Columbia dieron a las familias nuevas posibilidades de elegir escuela para sus hijos. Entre esos programas, uno aprobado en Arizona es una idea que se aplica por primera vez: las cuentas de ahorro para educación.

En Arizona, las familias de niños con necesidades especiales podrán administrar por sí mismas el dinero que el estado gastaría en la educación de sus hijos en el sistema público

Del 22 al 28 de enero se celebró en Estados Unidos la Semana Nacional de la Elección de Escuela, en la que miles de personas y más de 200 organizaciones de todo el país se unieron para demandar el derecho de los padres a elegir el colegio de sus hijos, fomentando el acceso a una escuela pública de calidad o a otra opción, según el deseo de cada familia.

La Semana ha podido tener casi más de festejo que de reivindicación. The Wall Street Journal calificó el 2011 como “El Año de la Elección de Escuela”, porque en él se ha producido un movimiento sin precedentes en favor de la libertad de enseñanza. En 2011, 13 estados y el Distrito de Columbia legislaron sobre programas de opción escolar. Algunos de ellos, como Colorado o Maine, los han introducido por primera vez, pero la mayoría han ampliado los que ya tenían.

Las modalidades de ayuda se concretan de manera distinta en cada estado. Algunos ofrecen becas, deducciones fiscales o cheques escolares a estudiantes para ir a colegios privados o para recibir educación especial. La fórmula más extendida es la de charter schools, escuelas autónomas gratuitas, con financiación pública. Hay también deducciones fiscales para las empresas privadas que financien becas.

El año pasado, varios estados ampliaron sus programas de cheque escolar (Ohio, Wisconsin, Indiana); Washington D.C. reimplantó el que tenía, suspendido por la anterior mayoría demócrata del Congreso; Colorado adoptó uno por primera vez. Maine aprobó su primera ley de charter schools; Carolina del Norte, Indiana y Tennessee, que antes no admitían más que un cierto número de escuelas de este tipo, eliminaron el tope legal. Otros estados (Luisiana, Carolina del Norte, Florida, Georgia y Oklahoma) concedieron deducciones fiscales a las familias que quieran pagar enseñanza privada para sus hijos.

Administre usted mismo su parte de los fondos públicos

La mayor novedad de 2011 se ha dado en Arizona, que aprobó un formato de ayuda pionero: las cuentas de ahorro para educación (education savings accounts). Con las Empowerment Scholarship Accounts (ESA), como se ha dado en llamar este nuevo sistema en Arizona, el estado ofrece a las familias administrar por sí mismas los fondos que gastaría en la educación de un niño en el sistema público, para que ellas elijan en qué escuela o tipo de educación invertirlos. Los que quieren optar por este modelo, firman un acuerdo con el estado, por el que se comprometen a utilizar los fondos de la ESA para proporcionar a su hijo unos estudios; ya sea pagando la matrícula en alguna escuela privada, con profesores particulares, gastándolo en libros de texto o en cursos online. El estado ingresa el dinero una vez al trimestre en una cuenta abierta a la familia. El dinero no gastado se puede conservar en la cuenta para otro año, o incluso depositarlo en un plan de ahorro para pagar la matrícula universitaria en el futuro.

Por ahora, las ESA solo se han implantado para niños con necesidades especiales; la cantidad de dinero que reciben depende del grado de discapacidad y no hay límite de niños que puedan participar. Se estima que los beneficiarios serán 17.000. El senador Rick Murray, uno de los patrocinadores de las ESA, no descarta que puedan llegar a ofrecer este modelo a todos los estudiantes de escuelas públicas.

Tras los progresos de 2011, 46 estados norteamericanos con políticas de elección de escuela pública, y 18 permiten usar fondos públicos en una escuela privada (ver una panorámica de estos programas en el Center for Education Reform). El único estado que ha experimentado un retroceso –parcial– en la oferta educativa es Georgia, que decidió no permitir la creación de más charter schools y amenaza con cerrar las que ya existen.

Publicado en ElDiarioexterior por Carmen García Herrería


Sábado 9 de julio de 2011

Si los supermercados funcionaran como la enseñanza estatal o concertada

20:54 h | Artículos,diferenciada,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

LES IMPORTA UN PEPINO

importa un pepino

Hoy empezaremos con una conjetura: ¿cómo creen que funcionarían los supermercados si tuvieran que seguir las reglas de las escuelas públicas y concertadas de España? Para empezar, la gente pagaría sus impuestos para financiar el suministro de alimentos. A partir de ahí, cada familia sería asignada a un determinado supermercado dependiendo de su residencia. A cambio, al llegar al supermercado cada día, todas las familias recibirían una cesta “gratis” con una serie de productos (“gratis”, lógicamente, entre comillas porque en realidad “gratis” quiere decir que no paga el usuario sino el contribuyente. Pero de pagar, pagar, les aseguro que alguien paga).

Volviendo al tema de la cesta:

¿qué productos habría en ella?

Pues eso dependería de lo que los burócratas de turno decidieran desde algún ministerio de Madrid, alguna conselleria de Barcelona o algún comisariado de Bruselas. Esos burócratas pensarían que ellos saben mucho mejor que los padres lo que les conviene a los hijos.

Al no tener la libertad de elegir ni las verduras, ni las carnes, ni las cervezas, ni los champús, ni siquiera el centro donde querríamos comprar todo eso, la competencia entre supermercados desaparecería. Eso haría que los directores de esos establecimientos no tuvieran incentivos para averiguar los gustos de sus clientes ni para asegurarse de que en las estanterías hay lo que la gente desea. Y es que los ingresos del director del centro no dependerían de la satisfacción de los clientes sino de la decisión del ministerio. En consecuencia, no tendría ningún incentivo para hacer las cosas bien y, por lo tanto, la calidad del servicio en su supermercado sería deplorable.

Pero la cosa no acabaría aquí porque luego estarían los empleados que, siguiendo las reglas del modelo educativo actual, tendrían que ser funcionarios. Es decir, no podrían ser penalizados o expulsados de su puesto de trabajo si hicieran las cosas mal y tampoco podrían ser recompensados con aumentos salariales si hicieran las cosas bien. Su salario sería determinado, exclusivamente, por su antigüedad.

Lógicamente, al estar su remuneración totalmente desligada de su productividad, los trabajadores del supermercado no tendrían ningún incentivo para atender respetuosamente a los clientes, ni procurar que todas las estanterías estuvieran siempre abastecidas, ni limpiar o arreglar los desperfectos del local. ¡Ni siquiera querrían obedecer al director de su centro! De hecho, tendrían incentivos perversos para hacer las cosas mal porque a los empleados que, por vocación, sentido de responsabilidad o espíritu de sacrificio, hicieran su trabajo correctamente, el director les tendría confianza y les pediría que hiciesen trabajos extras como ir a reuniones de padres de clientes o atender a los clientes más difíciles.

No hace falta tener un doctorado en economía para ver que esos supermercados públicos o concertados sin competencia y con trabajadores funcionarios no darían la satisfacción mínima a sus clientes. Es por eso, porque sabemos que sería desastroso, que los supermercados son privados y, más importante todavía, es por eso que compiten libremente para capturar al mayor número de clientes posible. Y es esa competencia la que hace que haya un constante abastecimiento de los bienes que desean los consumidores al mejor precio posible: el supermercado que ofrezca los productos que la gente no quiere o que venda a precios extravagantes será castigado con la ruina. Es decir, perderá todos sus ingresos ya que todos sus clientes se irán al supermercado que ofrezca los productos adecuados a los más competitivos.

¿Por qué les explico todo esto? Pues porqué el otro día me quedé de piedra al oír al candidato socialista a la presidencia del Gobierno español, don Alfredo Pérez Rubalcaba, decir que la solución a los problemas educativos de España era la implementación de un MIR para los estudiantes que se gradúan de las escuelas de magisterio. Con ello Rubalcaba no se refería a enviar a los malos estudiantes a la estación espacial soviética sino a que hicieran un examen parecido al que hacen los médicos en España. Aunque, por analogía, esa propuesta pudiera parecer interesante, la verdad es que responde a un mal diagnóstico de la situación. El problema de la educación española no es (sólo) que los licenciados de magisterio no están suficientemente cualificados (cosa que se vería con un examen como el MIR), sino que no existen los incentivos necesarios para que los profesores hagan bien su trabajo: ni se puede premiar a los buenos, ni castigar a los malos, ni los directores de centro tienen incentivos a mejorar la educación de sus centros, ni existe la competencia necesaria para inducir a todos a mejorar su rendimiento del mismo modo que la competencia hace que los supermercados funcionen.

Es curioso. En España no se incentiva que la educación sea de calidad pero sí que se asegura que, a través de la competencia, la producción y distribución de pepinos en los supermercados sea lo más eficaz y eficiente posible. ¿Por qué?, se preguntaría Mourinho. Una posible explicación sería que a los lobbies sindicales de profesores ya les va bien tener trabajo asegurado con una remuneración que no esté condicionada a que desempeñen su labor exitosamente… aunque eso conlleve un sistema educativo mediocre. Otra explicación es que, para los políticos que han diseñado el sistema, los pepinos son más importantes que la educación. Una tercera posibilidad es que, en realidad, a ellos la educación les importa un pepino.

X. SALA I MARTÍN, Columbia University, UPF y Fundació Umbele. www. salaimartin. Com Xavier

La vanguardia


Lunes 22 de noviembre de 2010

Beteta reconoce la idoneidad del cheque escolar como medio para garantizar la libertad educativa

13:05 h | Artículos | chequeescolar | Comentarios cerrados

A la espera de que se adopte el cheque y celebrando estas palabras, ChequeEscolar.org aplaude las medidas incorporadas a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos madrileños que favoreceán la libre elección de centro.

REDACCIÓN HO.- La Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid ha incorporado, como habúa adelantado la presidenta regional, Esperanza Aguirre, el incremento de la deducción por escolaridad que favorece a los padres con hijos en colegios de iniciativa social, pese a la oposición del grupo socialista a esta medida que favorecerá la libertad educativa a través de la libre elección de centro.
La Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de 2011, incluye pese al rechazo socialista un aumento en la deducción para los gastos asociados a la enseñanza obligatoria no gratuita. La norma impulsada por el PP de Esperanza Aguirre amplía los tramos de renta y la cuantía que recibirán los padres. Aguirre responde así a demamnda cívica y a las peticiones de la patronal de los centros en inciiativa social como ACADE, que le reclamó más ayudas.
Lo ideal, el cheque escolar
El consejero de Hacienda, Antonio Beteta,señaló ante las críticas del PSM, que “todos los ciudadanos tienen derecho a recibir servicios”, y propuso que “lo ideal sería dar un cheque escolar a todos los ciudadanos para que puedan elegir”.
El portavoz de ChequeEscolar.org, José Castro, celebra estas declaraciones de Beteta y, aplaudiendo los apoyos aprobados a las familias, les anima a no dejar este recocimiento el cheque en meras palabras, e insta al Gobierno madrileño a que implante una medida “que beneficia a la libertad, de modo que el factor económico deje de ser un elemento de discriminación que mine o dificulte el derecho de los padres a propocionar a sus hijos a educación que quieren para ellos, a través de la libre elección de centro”.
Las nuevas ayudas
La nueva ley triplica los 10.000 euros anuales de renta por cada miembro de la familia hasta 30.000 euros al año, lo que supone que una familia de tres miembros con ingresos de 90.000 euros anuales tendrá deducciones. Además, también se incrementan las ayudas anuales de 500 a 900 euros por cada hijo.
Los socialistas criticaron estas medidas incicando que con ellas la Comunidad dejará de ingresar 90 millones de euros. Sin embargo, en el misno debate el PMS en el que se oponían a medidas de apoyo a las familias y a la libertad educativa “por el coste para las arcas públicas”, insistían en mantener frente al ciriterio del PP organismos como el Consejo de la Juventud o el de la Mujer, con los que la Comunidad se ahorra por lo pronto unos 500.000 euros, a lo que se suman las millonarias campañas para promocionarlos. Por ejemplo, el pasado septiembre la Comunidad adjudicó una campaña de publicidad para divulgar las actividades de la Dirección General de Juventud por 1.562.320 euros y, unos meses antes, Educación suscribió un contrato para difundir la campaña de apoyo al profesorado por 1.700.000 euros. Y la semana que viene adjudicará otra campaña de publicidad por 1,2 millones para Sanidad.


Viernes 12 de marzo de 2010

La hombría de bien y la educación que empieza en casa

12:24 h | Artículos | chequeescolar | Comentarios cerrados

Del blog de Leopoldo Abadía:

Merece la pena leer la entrada completa en Desde San Quirico


Tenemos que enseñar a nuestros hijos que hay que ser nobles y leales. Que tienen que ser personas de fiar. Que no es verdad que una cosa mala se convierta en buena porque la hagan muchos. Quizá lo he dicho ya alguna vez, pero es fundamental saber que una cosa anormal hecha por mucha gente no se convierte nunca en normal, sino en anormal frecuente.

Tienen que aprender que hay cosas que están bien y cosas que están mal. Que no es verdad que todo es opinable, porque hay algunas cosas –no muchas-, que no son opinables.

Mi amigo va tomando nota a toda velocidad en el mantel del bar. Hoy se ha dejado la libreta en casa, porque pensaba que el desayuno iba a ser de jiji jajá. Y ha descubierto que hay temas, como el de la educación, que de jiji nada, y de jajá, menos. Que nos estamos jugando el futuro de España y estamos yendo, una vez más, en la dirección contraria.

Que estamos fabricando niños blandengues, egoístas, mentirosetes, que no sirven para nada. Y así, no se va a ninguna parte. Mejor dicho, sí se va. Mejor dicho: nos llevan ellos. (Esos “ellos” deben ser esos a los que la gente llama “estos”).

Y luego, nos quejamos de lo malos que son ellos. Y supongo que ellos, que no sé si son malos, pero que tontos no son, piensan: “seguiremos deformándoles, para que no tengan criterio sobre nada. Y así, nosotros seguiremos con lo nuestro, que mal, mal, no nos está yendo”.

Mi amigo dice que sí, que lo de la educación le preocupa. Pero añade que la educación empieza en casa. Y, para que quede claro, me dice que “si un padre y una madre son un par de cenutrios -palabra que le encanta repetir- ¿cómo van a ser sus hijos? ¡Cenutrios! ¡Aunque los manden a Harvard! ¡Serán cenutrios en inglés, que no sé cómo se dice!”

Mi amigo dice que hay que replantearse muchas cosas. Que se ha leído la teoría del safety car que he propuesto en mi último libro, y que todos necesitamos de vez en cuando un safety car, que nos ponga en orden internamente cuando patinamos de mala manera, o cuando hayamos decidido jugar al todo vale, sabiendo que si todo vale, vale todo, con la condición de que el día que nos pase algo no nos quejemos, porque jugábamos a eso. (Esta última frase es mía, pero mi amigo la dice con tanta soltura que estoy seguro que piensa que se le ha ocurrido a él.)

O sea, que hay que educar a los padres. Pues ¡menuda revolución civil vamos a montar! Pero, como dicen en mi tierra, “no hay otra”. Ya podemos hacer Planes de Educación, ya podemos poner máquinas de preservativos en los colegios, ya podemos regalar suscripciones de periódicos a los chicos, que si en casa no les educamos, los chavales saldrán de los Colegios con una deformación grave, pensando que su objetivo en la vida es ser animalitos sanos, que cuando les falle el preservativo ya abortarán (total, ya lo hacen muchas) y que papá Estado, mamá Autonomía y la abuelita Ayuntamiento ya les arreglarán las cosas cuando sean mayores. Y si no se las arreglan, se amenaza con una huelga general y ya está.


Lunes 1 de junio de 2009

La libertad de educación, un reto para Ángel Gabilondo

23:18 h | Artículos,diferenciada,Libros | chequeescolar | Comentarios cerrados

Del blog de José Carlos Muñoz:

Hace casi dos meses que Ángel Gabilondo accedió a la cartera de Educación, relevando a la “pitonisa” Mercedes Cabrera, quien a su vez había sustituido a M.ª Jesús San Segundo, pocas horas después de que el Pleno del Congreso aprobara la ley de Educación con menos respaldo parlamentario de la historia de nuestra democracia.

La vallisoletana cavó su propia tumba política con su prepotencia y su incapacidad para “vender” las supuestas bondades de la estatalista reforma que le había encomendado quien la designó. En cuanto a la sobrina de Calvo-Sotelo, su incompetencia generó graves problemas en el desarrollo de la LOE. El de mayor trascendencia social se derivó de su negativa a consensuar los currículos de Educación para la Ciudadanía (EpC), lo que dio pie al nacimiento del movimiento objetor más importante de nuestra nación. Otro de los más sonados lo causó su empecinamiento en permitir cursar materias de 2.º de Bachillerato a alumnos con más de dos suspensos en 1.º, disparate que contradecía a la propia LOE y que tuvo que corregir una sentencia del Tribunal Supremo.

Al tomar posesión de su cargo, el nuevo ministro marcó distancias con sus antecesoras al propugnar “un gran pacto” por la educación porque ésta es determinante “para la justicia y para la libertad”. Si el ex corazonista quiere ser consecuente con sus palabras, tiene por delante todo un reto, pues las ignominiosas gestiones de ambas han puesto en grave riesgo la libertad de educación y él tendrá que rectificar las injusticias que cometieron o consintieron.

En los últimos años se están viendo seriamente amenazadas la libertad de creación de centros y la de elección de los mismos por parte de los padres. Así, las consejerías de Educación de algunas comunidades autónomas han denegado los conciertos educativos a ciertos colegios, so pretexto de que han optado por una variante pedagógica que tildan de “segregadora” y discriminatoria: la enseñanza diferenciada. Las últimas arbitrariedades conocidas han sido perpetradas por el gobierno cántabro del populista Revilla y sus aliados socialistas, al retirar el concierto al Colegio Torrevelo y denegar el solicitado por el Colegio Peñalabra.

Por la misma sinrazón, algunos sindicatos y partidos políticos presionan insistentemente a los ejecutivos regionales para que denieguen las subvenciones a los centros que ponen en práctica esa fórmula pedagógica. Así, durante el primer mandato de Rodríguez Zapatero, varias organizaciones –con el PSOE madrileño a la cabeza– intentaron impedir primero la construcción y después la financiación pública del Colegio Monte Tabor de Pozuelo de Alarcón, cuyas instalaciones sufrieron varios atentados vandálicos. En la actualidad, el blanco de las iras de esos intolerantes es el Colegio Alborada, de Alcalá de Henares.

Y todo ello, a pesar de que el Supremo ha resuelto a favor de la financiación estatal de la enseñanza diferenciada –algo que también han hecho varios Tribunales Superiores de Justicia– porque nada tiene de discriminatoria, en consonancia con lo dispuesto en la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza (artículo 2) y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, cuyo artículo 14 obliga a los Estados miembros a garantizar a los padres “la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”.

Por otra parte, la libertad de elección de centros, que la Administración educativa ha de garantizar según determina el artículo 84 de la LOE, queda reducida, en la reglamentación del proceso de admisión de alumnos que han fijado algunas comunidades, a una mera expresión de preferencias por parte de las familias. A todo esto, el Ministerio deja hacer, pese a que varias sentencias judiciales han obligado a la escolarización de alumnos en los centros elegidos por sus padres, invalidando las resoluciones administrativas que la habían impedido.

Bien haría el ministro en encomendar a los técnicos de su Departamento un estudio riguroso y sin prejuicios sobre la implantación del cheque escolar, que en varios países se ha revelado como un eficaz instrumento para hacer efectivas tanto la libertad de creación como la de elección de centros de enseñanza.

Muchos son los alumnos a quienes en regiones bilingües se obliga a estudiar en una lengua vehicular distinta a la elegida por sus padres. En alguno de esos territorios –también con la pasividad cómplice del Ministerio– es materialmente imposible la escolarización en castellano, pese a que, como ha resuelto el TS, las familias tienen el derecho de optar por ella, al menos en las primeras etapas de la enseñanza.

En cuanto a la EpC y el adoctrinamiento que a través de ella o de otras materias y actividades pudiera llegar a practicarse, el Supremo ha sido categórico, al proclamar que las cuestiones morales que suscitan controversia “pertenecen al ámbito del libre debate en la sociedad civil, donde no se da la relación vertical profesor-alumno, y por supuesto al de las conciencias individuales”. Esto conlleva que, “cuando deban abordarse problemas de esa índole”, hay que observar “la más exquisita objetividad y el más prudente distanciamiento”. Sin embargo, ninguna administración educativa ha adoptado medida alguna para garantizar –como es su obligación– que la práctica docente sea respetuosa con semejante mandato.

El nuevo titular de Educación recibió hace varias semanas una misiva de las plataformas objetoras en la que le solicitaban ser recibidas por él y le expresaban su disposición a la búsqueda de una solución dialogada al conflicto de EpC. Hasta la fecha, el ministro no ha respondido, pese que el pasado 6 de mayo, en la sesión inaugural del XV Congreso Federal de FETE-UGT, confirmó que el Ministerio promoverá un pacto político y social por la educación, que integre a comunidades autónomas, partidos políticos, sindicatos, asociaciones de padres, familias, estudiantes y profesores, representados todos ellos en tres mesas de diálogo: una institucional, otra política y otra social. “La educación es de la sociedad y no de ningún gobierno”, proclamó Gabilondo.

Obras son amores, señor ministro. Va siendo hora de que las palabras se vean refrendadas por los hechos.


Domingo 17 de mayo de 2009

La educación diferenciada es líder en Inglaterra y se extiende por Europa y Estados Unidos

14:33 h | Artículos,diferenciada,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Por M. F. Vallejo
estudiantes.jpgLa Ministra de Educación de Berlín, del partido socialdemócrata, implantó hace unos años un proyecto piloto en 156 escuelas públicas que resultaba peculiar: clases de Matemáticas sólo para niñas dentro de escuelas mixtas, una apuesta que ya se ha reflejado en el aumento del acceso de mujeres a carreras técnicas.

En Hamburgo, en las aulas de apoyo para alumnos con malas notas se hacen grupos exclusivos de chicos. El fenómeno de los colegios ‘single-sex’ ha cobrado un nuevo impulso en los últimos años en Europa y Estados Unidos como un intento más de combatir el fracaso escolar.

El nuevo secretario de Educación del Gabinete de Barak Obama, Arne Duncan, es un defensor de este modelo y ha facilitado que se financie con dinero público en numerosos centros de enseñanza de EE UU, país en el que hasta hace poco la implantación de esa opción pedagógica era nula. Les impone la condición de obtener buenos resultados académicos y emplear idénticos recursos con los niños y las niñas si quieren ser subvencionados por las arcas públicas.

Inglaterra es el país con mayor tradición en centros que separan por sexos. De las diez mejores escuelas del país, cuatro son “solo chicos”, cuatro de “solo chicas” y dos mixtas. Algo similar ocurre en Canadá: más de la mitad de los veinte centros de enseñanza con resultados académicos más brillantes son exclusivos para niños o niñas.

En el mundo hay cerca de 210.000 colegios ‘single-sex’, que escolarizan a 40 millones de niños. Son más numerosos en Asia. Hay tres modelos diferentes dentro de este tipo de enseñanza. Colegios mixtos que agrupan por sexos sólo para dar las clases y el resto del tiempo lo pasan juntos; centros en los que chicas y chicos sólo se separan en algunas asignaturas; y los que son exclusivos para cada uno de ellos, que es el modelo que se sigue en Euskadi y en el resto de comunidades autónomas.

En España funcionan más de medio centenar de colegios de educación diferenciada; la mayoría de ellos en Cataluña (16) y Andalucía (11)

Leído en El Correo


El 95% de los niños de colegios de educación diferenciada concluye sus estudios universitarios

14:12 h | Artículos,diferenciada,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Los colegios vascos de educación diferenciada se unen para formar una agrupación que les permita defender mejor sus derechos.

REDACCION HO.- Las cifras que aporta el responsable de la asociación de padres de alumnos de centros vascos donde se practica la educación diferenciada son abrumadoras.

En el País Vasco, estos centros de enseñanza han iniciado un proceso de organización que les permita avanzar todavía más en los logros obtenidos y poder defenderse de quienes los tachan de discriminadores.

Hasta ahora el gobierno regional del PNV favorecía la existencia de este tipo de educación, pero la llegada de los socialistas al poder oscurece el panorama. En las comunidades donde gobierna, el PSOE se ha declarado furibundo enemigo de la educación diferenciada y trata de acabar con ella.

En la edición de hoy de El Correo, los centros vascos de educación diferenciada explican sus experiencias:

“En clase de Prácticas de Laboratorio las alumnas de cuarto de Secundaria realizan un experimento. De las probetas comienza a salir un denso humo con un olor extraño. Las chicas, con batas blancas sobre sus uniformes, guantes y gafas protectoras, se tapan la cara y rompen a reír.

En un aula cercana otro grupo de estudiantes utiliza los ordenadores para seguir las explicaciones de francés.

A pocos kilómetros de este colegio -Ayalde, en Loiu-, escolares de Primaria de Gaztelueta disfrazados de mosqueteros, con sombreros y capas rojas, luchan a espadas en un ensayo de teatro.

En el patio de este centro de Leioa, un tropel de chicos juega al fútbol. Un recorrido por las aulas de educación diferenciada en Euskadi muestra escenas similares a las de cualquier otra escuela. Clases, risas, juegos… ¿Dónde están las claves?

Cerca de 4.000 alumnos vascos estudian en la media docena de colegios exclusivos para chicos o chicas que funcionan en la comunidad. Han cobrado protagonismo en los últimos meses por las decisiones de varios gobiernos autónomos -Cantabria, Cataluña y Galicia-, de retirarles las subvenciones.

En la actualidad, las asociaciones de padres de alumnos y direcciones de los centros de Euskadi están inmersos en un proceso para crear la asociación vasca de educación diferenciada.

Quieren dar a conocer los beneficios de esta opción pedagógica y defender sus derechos. Saltar al ruedo y explicar las razones que les han llevado a decidir que en la escuela los chavales están mejor separados.

Los portavoces de la agrupación resumen el principal interés que mueve a este tipo de enseñanza: lograr el mayor rendimiento escolar, tanto en niños como en niñas. «Una educación más personalizada».

Ponen encima de la mesa las altas tasas de éxito escolar. Y, una curiosidad, consiguen disparar las vocaciones científicas en las chicas, un 22% más que en escuelas mixtas.

«El 95% de los niños que empiezan en estos colegios concluye sus estudios universitarios», detalla Antonio López, responsable de la asociación de padres de alumnos de este colectivo en Euskadi, que reúne a Ayalde, Munabe, Gaztelueta, Arangoya, Erain y Eskibel, todos ellos vizcaínos y guipuzcoanos. Sus tasas de éxito escolar oscilan entre el 98% y el 100%.

En Euskadi, los colegios ‘single- sex’ han contado con el visto bueno y subvención del anterior Departamento de Educación. La consejería les otorgó igual trato que al resto de concertados, valoró sus resultados y su funcionamiento -utilizan un programa de trilingüismo con euskera, castellano e inglés como lenguas vehiculares- por encima de otras consideraciones. La agenda del nuevo equipo de Educación no contempla cambiar esa política.

Los expertos de la Asociación Europea de Educación Diferenciada han recopilado una larga lista de estudios científicos, datos y cifras para apoyar su apuesta. «Hoy en día en España por cada niña que repite curso hay dos chicos repetidores.

Las cifras de fracaso escolar de las alumnas está en los valores medios de la Unión Europea, mientras que en los niños supera el 40%.

El 58% de las jóvenes entra en la universidad frente al 41,9% de hombres», detalla un informe de la agrupación, que su presidente, José María Barnils, expuso en una conferencia ofrecida recientemente en Bilbao.

En las olimpiadas de Matemáticas y Física que se celebran en Euskadi año tras año los galardones los acaparan los muchachos.

Los exámenes internacionales de PISA también hablan de diferencias de sexo. En las últimas pruebas realizadas en España las chicas se quedaron atrás en Matemáticas, con una diferencia de 9 puntos respecto de los varones.

En cambio, en escritura, lengua y comprensión lectora los chavales se estrellan: las niñas ganan por goleada, 35 puntos más. El informe PISA recomendó a la «comunidad científica española» la realización de «estudios minuciosos» que ayuden a descifrar esa «grieta entre sexos».

Los impulsores de la educación diferenciada argumentan que hay una explicación científica para esos resultados. Cada sexo «tiene formas distintas de aprender» por sus diferente estructura y funcionamiento cerebral .«En las tareas de procesamiento verbal, el cerebro femenino es superior, el masculino es mejor en la cognición espacial, en el razonamiento aritmético y en las tareas visio-espaciales», destaca en su libro ‘Cerebro y Educación’, el jefe de Neurología de la Clínica Puerta de Hierro de Madrid.

Los colegios ‘single-sex’ utilizan un aprendizaje a la medida. «Hay que trabajar el área científica en las niñas para ayudarles a llegar tan lejos como cualquier chico; y en los niños hacer hincapié en las actividades lingüísticas y destrezas verbales», destacan desde la asociación. «En colegios de chicas surgen un 22% más de vocaciones científicas que en los mixtos», dicen.

Sindicatos, asociaciones de padres de alumnos de la escuela pública y colectivos que luchan por la ‘igualdad’ se oponen a este tipo de educación. Rebaten sus teorías.

Dicen que su éxito se apoya en que se trata de colegios privados con alumnos de familias de nivel sociocultural alto. Subrayan, además, que el argumento de obtener un rendimiento escolar mayor no es suficiente para justificar la separación de sexos. Y defienden que una escuela mixta facilita la «convivencia» entre hombres y mujeres.”

Una opción más
Ana Macarulla es doctor Ingeniero y profesora de la Universidad de Deusto. Estudió en un colegio de chicas, al que han ido también sus cinco hijas. «Creo que cada persona tiene que optar por el modelo de que más se ajuste a sus necesidades. Yo estuve muy a gusto, con compañeras que tenían ganas de estudiar, había orden y organización. Prefiero ese ambiente porque me facilita el trabajo. Después me integré sin problemas en una carrera con mayoría de chicos». En opinión del portavoz de los padres de alumnos, Antonio López, «los niños aprenden a convivir con la familia, en la calle, en su tiempo de ocio, que es mucho mayor que el que pasan en la escuela».

La nueva asociación vasca reclama que «los padres puedan elegir esta opción pedagógica», incluso en la escuela pública. «No se trata de imponer nada a nadie. Reclamamos el derecho de las familias a escoger el sistema que quieran, diferenciado o mixto», señala Nacho Asín, representante de la agrupación en Vizcaya. Dice que la Constitución «ampara» este modelo. «Una sentencia del Tribunal Supremo nos da la razón». Opina que los ataques que reciben se debe a que la totalidad de estos colegios en España son religiosos y una parte de ellos está vinculada al Opus Dei. La Ley Orgánica de Educación (LOE) permite su financiación pública, pero deja espacio para la interpretación que hagan los gobiernos autónomos; matiza que serán «objeto de atención prioritaria» las escuelas «que opten por la coeducación».

La comunidad educativa está dividida. La asociación católica de padres de alumnos, Concapa, la patronal de los colegios religiosos, Fere, y la Confederación de Centros de Enseñanza respaldan a esta red, y califican de «discriminación» no darles el mismo trato que al resto. La escuela pública y la mayoría de los sindicatos se oponen a dedicar dinero público a este modelo. A las aulas, por suerte, no ha llegado esta guerra.


Sábado 16 de mayo de 2009

Juan Carlos Rodríguez: Los padres demandan más libertad para elegir colegio

22:24 h | Artículos,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

En 10 años ha crecido un 20 por ciento el porcentaje de padres partidarios de establecer la fórmula del cheque escolar en España. El sociólogo Juan Carlos Rodríguez analiza para LA GACETA en este problema.

G. Sánchez de la Nieta

Es difícil proponer soluciones para un sistema educativo mediocre. No diría que la ensañanza ha empeorado, simplemente está estancada desde hace años en un nivel bajo”, dice Juan Carlos Rodríguez, investigador de Analistas Socio-Políticos, profesor de sociología de la Universidad Complutense de Madrid y coautor de Los padres ante la educación general de sus hijos en España, un estudio patrocinado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). De los resultados de una amplia encuesta concluye que “la mitad de los padres cree que el nivel de conocimientos que se exige hoy a los estudiantes es demasiado bajo”.

¿Cómo influye el nivel educativo de los padres en el rendimiento escolar de los hijos?
Influye bastante pero no es determinante y deja sin explicar bastante de la variación del rendimiento. Hay condicionantes que están asociados al nivel educativo de los padres (tener una biblioteca amplia en casa, ayudar a los hijos con los deberes…) y que probablemente sean los que, efectivamente, influyen sobre el rendimiento. La ventaja es que, en buena medida, son elegibles o imitables por otros padres y que por tanto ayudarían a mejorar este rendimiento.

¿Cree que los padres se implican lo suficiente en la educación de los hijos?
La implicación es mayor que hace ocho años. Hoy en día, son más los padres que ayudan a sus hijos a hacer los deberes, les toman la lección, leen con ellos en voz alta, les acompañan al teatro, etc. En mi opinión, esto se debe, en parte, a un discurso público cada vez más habitual en el sentido de lo que pueden aportar los padres al aprendizaje escolar de sus hijos.

El estudio realizado demuestra que los padres son partidarios de una mayor libertad para elegir centro…

Efectivamente, ha aumentado el porcentaje de padres que apuesta ahora por el cheque escolar. En el año 1998, un 48% se mostró partidario de este sistema formulado de la manera más general posible, es decir, el Estado te da una cantidad de dinero para elegir un colegio y las familias eligen el que quieren. En 2008, el porcentaje ascendió al 68%. Puede ser un indicio de que los padres demandan más libertad de elección. Sin embargo, es un tema del que se habla poco. Apenas lo defiende con cierta coherencia la patronal de los centros privados.

¿Cree que libertad de elección mejora los resultados?

Los datos de nuestro estudio revelan que cuando los padres se preocupan más de escoger el colegio —preguntan a amigos y conocidos, buscan información, consideran más centros, etc,—  sus hijos obtienen mejores resultados. Esto puede ser indicio de que son padres más implicados en la educación de sus hijos o de que, efectivamente, aciertan más en la elección. Estos padres suelen fijarse no sólo en la cercanía del centro al hogar, sino en criterios como la calidad de cada centro.

El estudio concluye que los padres no están de acuerdo con el nivel de exigencia de los colegios. ¿Cómo se puede mejorar?

Efectivamente, un 46% de los padres considera que el nivel de exigencia en los colegios es bajo, aunque un porcentaje similar piensa que es adecuado. Acerca de la solución, me cuesta pensar en medidas concretas, pues caben soluciones distintas para los mismos problemas. Habría que pensar en una estructura curricular de contenidos sensata, en la que crezca el grado de dificultad y la riqueza de los contenidos culturales que se transmiten, de modo que aumenten progresivamente el reto que presentan y su interés.

¿Cree que la LOE favorece esta exigencia?
Los cambios legales son menos importantes de lo que parecen. Lo importante es lo que ocurre en el aula entre el profesor y el alumno. Al margen de la ley, se puede optar por un programa más exigente y adaptar la manera de enseñar, y el ritmo de aprendizaje, de manera que se queden menos niños y adolescentes en el camino. Las leyes pueden hacerte esa tarea más difícil, pero siempre queda un margen de maniobra que se puede aprovechar.

Leído en Gaceta


Lunes 11 de mayo de 2009

Cheque escolar: las ideas primero

11:12 h | Artículos,Libros,Opinión | chequeescolar | Comentarios cerrados

Interesantísima columna de José Carlos Rodríguez en Libertad Digital

Lo llamativo de este caso es que el creciente interés de los españoles por este sistema ha llegado al margen de los partidos políticos y, de forma destacada, del partido que debería estar más interesado en promoverlo, el PP. Siete de cada diez padres españoles querrían que se implantase el cheque escolar. Ya saben, ese sistema por el que el Estado firma los cheques, pero son las familias quienes los entregan. De este modo se hace efectiva esa pretensión de que las familias con menos ingresos tengan una ayuda, pero no se les roba su derecho a ser ellas quienes eligen a qué colegio quieren que vayan sus hijos. Hace sólo diez años, quienes querían tener el cheque en sus manos era la mitad de los españoles. El cheque o bono escolar ha ganado adeptos sin que ningún partido se haya atrevido a hacer de él una bandera.

¿El Partido Popular? Hasta que no sea el 90 por ciento de la gente la que lo quiera para sí, no comenzará a planteárselo, que su integridad moral no da para más. Y eso que proponerlo no tendría más que ventajas para el propio partido y para la gente que dice representar. Es atractivo. Es fácilmente comprensible y plantea un debate en el que sólo puede salir ganando. Una vez implantado, la gente tendría más poder para elegir la educación que quiere para sus hijos, lo que diluye, sin anularlo, el poder de la infiltración ideológica en las aulas. Y tiene difícil vuelta atrás. Cuando una familia se acostumbra a elegir, ¿quién puede convencerla de que es mejor que no lo haga? El cheque escolar, además, se puede combinar con cuentas ahorro-escolar y con escuelas a la carta.

Las posibilidades son enormes. Pero lo llamativo de este caso es que el creciente interés de los españoles por este sistema ha llegado al margen de los partidos políticos y, de forma destacada, del partido que debería estar más interesado en promoverlo, el PP. Ha sido la propia sociedad, con iniciativas particulares, la que ha ido ganando terreno a la corrección política.

Por eso es importante el juego de la cuerda entre las ideas y la política. La política es siempre posibilista, pero el terreno de juego lo pone el debate de las ideas. A medida que se avance, si llega el caso, en la consideración de los españoles por las ideas liberales, en esa medida, se irán desplazando PP y PSOE. Es un camino mediato, indirecto y largo. Pero es el único que puede llevarnos a una sociedad un poco mejor.

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana


Jueves 23 de abril de 2009

El único sistema que garantiza que los padres podrán elegir la educación que desean para sus hijos es el cheque escolar.

18:43 h | Artículos,diferenciada,Libros | chequeescolar | Comentarios cerrados

Antes de marcharse de la Casa Blanca, Bill Clinton aprovechó para indultar a su cuñado, a Marc Rich y a un montón de gente. Antes de marcharse del Palacio del Obradoiro, el socialista Pérez Touriño aprovechó para revocar los conciertos a cinco colegios del Opus Dei en Galicia, cuatro de Fomento y uno directamente obra corporativa del Opus Dei. ¿Por impartir educación diferenciada? Sí, pero, sobre todo por enseñar religión cristiana.

Antes fue Cantabria y también Asturias, donde empezarán a reducir de forma paulatina el concierto con el colegio Los Robles.

Pero ninguno de los dos presidentes socialistas  de Galicia o Asturias (Touriño y Areces) así como la vicepresidenta de Cantabria, Lola Gorostiaga (que es la que manda en esa Comunidad Autónoma) han tomado la decisión. La decisión vino de la mismísima Ferraz, sede del PSOE, y fue dada por el hoy ministro de Fomento Pepe Blanco. Pepiño, que no pierde la oportunidad de confesarse católico, dio orden de retirar los conciertos a los colegios católicos.

Y de otro modelo se deduce que los conciertos no son un buen sistema: el único sistema que garantiza que los padres podrán elegir la educación que desean para sus hijos es el cheque escolar.