jump to navigation

Miércoles 14 de noviembre de 2012

Una experiencia educación diferenciada infantil

18:22 h | diferenciada | chequeescolar | Trackback

Una experiencia de educación diferenciada existe en Cartagena (Bolívar), en el Centro Educativo Infantil Pepe Grillo y Alborada, donde sus directivas parten de la base de que mientras la mayoría de las niñas necesitan ser escuchadas, sentirse queridas y ser comprendidas, establecer vínculos personales y tener un entorno emocionalmente positivo, libre de conflictos, los niños requieren en su proceso de aprendizaje estructuras, orden, rutinas, disciplina, sana confrontación, premios y castigos, expectativas altas y explícitas, movimiento, ayuda para manejar sus emociones y mentores.

Para Isabel Castillo de Bajaire, directora del centro educativo, las clases talla única son un fracaso porque los niños tienen intereses distintos a las niñas. Desde el preescolar, donde reciben bebés desde los 3 meses de edad, trabaja con educación diferenciada.

En actividades como la lectura de un cuento, las maestras de esta institución dan lápices de colores, títeres y bloques de construcción para que los niños y niñas describan lo que escuchan. Casi siempre las niñas escogen pintar y los niños, los bloques de construcción. Cuando hay excepciones, el niño pinta con rapidez para salir rápido de eso y empezar una nueva acción.
“Los niños necesitan movimiento, acción; las niñas son más pasivas, pueden estar más tiempo sentadas. Si la profesora sabe eso, puede ser más efectiva con un mismo objetivo”, cuenta.

Entre otras consideraciones, creen que las pequeñas comienzan analizando los ejemplos y luego, a partir de estos, descubren la regla general, mientras que los niños lo hacen al contrario.

Según Castillo, mientras que las niñas requieren más detalles, los varones prefieren información concisa y clara, no sobreabundar en detalles. Y para evitar que se aburran, ellos deben moverse de 10 a 12 minutos y hacer actividades cortas.

Leído en El Tiempo