jump to navigation

Jueves 20 de enero de 2011

Caamaño: La única fuente de moral es la ley que propone el Gobierno y aprueba el Parlamento (sic)

13:08 h | Educación para la Ciudadanía,Objeción de conciencia | chequeescolar | Trackback

Aurelio Alonso-Cortés

Lo serán en un próximo futuro si prospera el informe de la Abogacía del Estado al Tribunal Constitucional oponiéndose al recurso de amparo que, por primera vez, se atreven a presentar dos valientes familias de Salamanca contrarias a que sus hijos estudien la opaca y adoctrinadora Educación para la Ciudadanía (EpC).

Según los padres recurrentes, vulnera dos artículos de la Constitución: el 16 sobre el derecho a las libertades ideológica, religiosa y de conciencia, y el 27, que reconoce el derecho a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral acorde con sus propias convicciones.

El abogado del Estado prueba, sin pretenderlo, el carácter ideológico de la EpC al expresar que la libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que decidan sus padres. El Estado tiene un papel decisivo, y no subsidiario, en la formación en “valores”. Ello aunque hábilmente califique de “importante” el papel de éstos en la educación filial, que moteja, de paso, como “actos de proselitismo” (¡!).

Su informe contiene las siguientes “perlas”:
1) “No sabemos a ciencia cierta –dice– hasta qué punto los padres actúan en defensa de unas convicciones que el hijo menor comparte o rechaza”.
2) No obstante esa incertidumbre, concluye: “Difícil parece otorgarles el amparo que piden cuando han desconsiderado (al recurrir) la libertad ideológica del menor”; o sea, los padres no tienen siquiera derecho al pataleo del recurso.
3) Justifica la EpC como “enseñanza moral del Estado” para “formar a los alumnos españoles en el relativismo ético”. Este servidor gubernamental parece guiarse por el dicho de Campoamor: “Nada es verdad o mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”; y lo malo es que se mira en el espejo del sumiso Fiscal General. Un relativismo sin buenos ni malos donde la verdad moral la fija el Estado. Se lo oí al ministro Caamaño en el Foro de la Nueva Sociedad: “La única fuente de moral es la ley que propone el Gobierno y aprueba el Parlamento”.

Enfrentando a hijos con padres, ¿puede extrañar el pavoroso fracaso escolar, consecuente a la falta de respeto al profesor? Vamos al “Estado total”, en que hasta los hijos le pertenecerían. Salvo que la sociedad civil le fije las “líneas rojas” a los políticos.

Lo hace Hazte Oir –plataforma conectada con 200.000 españoles– en su libro Proyecto Zapatero de este modo: “Arrinconan a la familia, pero reivindican “nuevas familias”; condenan el matrimonio, pero promueven “matrimonios homosexuales”; desprecian la paternidad y la patria potestad, pero inventan “nuevos progenitores”. ¿Será capaz Rajoy –cuando llegue a gobernar– de derogar tanto entuerto?

www.expansion.com

1. Luna Domingo 23 de enero de 2011 | 3:21 h

No pretenden exclusivamente que la ley sea única fuente de moral, sino que llegan a pretender que lo sea la educación.(Correcta preparación humana para situarse ante la realidad de la vida).
Para hacerlo, generan un nuevo sentido
De la corrección : lo “políticamente correcto”.
De la preparación: con asignaturas adoctrinadoras y castración de otras que pudieran ser su antídoto.
De la humanidad: que pasa a ser la aceptación de lo impuesto por las leyes y otros constructos sociales.
De la manera de situarse, que debe hacerse en estética alineación (Y alienación) a sus dictados.
De la realidad: convertida en espejismo de una ideología que la niega y transforma a su antojo.
Y de la vida, que ya no tiene valor. (Aborto, eutanasia…)

2. servando ortigueira Jueves 30 de agosto de 2012 | 18:42 h

aquel buen fiscal: “narciso- antonio alonso- cortés fernández”

3. servando ortigueira Jueves 30 de agosto de 2012 | 18:44 h

Aquel Buen Fiscal: Don Narciso Antonio Alonso Cortés (Don Joaquín Hospital Rodés, dixit)

4. servando ortigueira Lunes 6 de mayo de 2013 | 11:24 h

Mariano Fernández Bermejo, Gran Jurista, Hombre Bonachón