jump to navigation

Miércoles 30 de septiembre de 2009

Objetores de la Comunitat recurren al TSJ para que exima de cursar EpC a 240 menores

12:44 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Asesorados por AEL, CEL y VAEL, han solicitado el amparo judicial después de que Font de Mora no haya resuelto los recursos de reposición que siguieron a la denegación administrativa de sus objeciones de conciencia.

REDACCIÓN HO.- Los padres de 240 niños y adolescentes de las tres provincias valencianas interpusieron el viernes 25 de septiembre recursos contencioso-administrativos ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) en los que solicitan que, por razones de conciencia, sus hijos queden eximidos de cursar las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC).

182 de estos menores residen en la provincia de Alicante, 34 viven en la de Valencia y los 24 restantes en la de Castellón.

A mediados del pasado mes de agosto, estas familias presentaron recursos de reposición contra la resolución del conseller Alejandro Font de Mora que les denegó el reconocimiento de ese derecho. Transcurrido el plazo del que la Administración disponía para resolverlos sin que la Conselleria haya respondido a los interesados, los servicios jurídicos de las asociaciones Alicante Educa en Libertad (AEL), Castellón Educa en Libertad (CEL) y Valencia Educa en Libertad (VAEL), en representación de los afectados, han planteado los oportunos recursos para la protección de los derechos fundamentales de la persona.

José M.ª Llanos, asesor jurídico de las citadas asociaciones y abogado que ejerce la representación procesal de los recurrentes, recuerda que en octubre del pasado año fueron centenares los objetores valencianos que, asistidos por los letrados de CONCAPA o por los de VAEL, recurrieron al TSJCV con la misma finalidad.

Aquellos recursos se interpusieron por silencio administrativo, pues la Conselleria de Educación no había respondido a las declaraciones de objeción de conciencia. El Alto Tribunal valenciano estimó que no procedía resolver nada sobre el fondo, pues consideró que se trataba de un derecho que creían tener los padres, y que por eso lo ejercían; pero que la Administración no estaba obligada a resolver y que ese silencio no podía entenderse ni como denegación ni como reconocimiento del derecho invocado. Una decena de las familias inmersas en aquellos procedimientos, representadas por el abogado Jorge Sánchez-Tarazaga, interpusieron recursos de casación ante el Tribunal Supremo, instancia en la que se tramitan actualmente.

“Con posterioridad a aquella decisión del TSJCV”, destaca Llanos, “la Administración educativa valenciana ha entendido que sí debía responder a las declaraciones de objeción planteadas, porque obviamente ejercitar el derecho a la objeción o no ejercitarlo tiene repercusiones académicas y, por ello, jurídico-legales”.

“Por eso, ante la resolución expresa de la Administración, que deniega las objeciones, planteamos recurso para la protección de los derechos fundamentales de la persona (en este caso, el de libertad ideológica y religiosa y el que asiste a los padres para decidir la formación moral de sus hijos, previstos en los artículos 16.1 y 27.3 de la Carta Magna), confiando en que el Alto Tribunal autonómico reconozca lo que es un derecho de objeción de conciencia”, explica el abogado.

La objeción de conciencia a EpC es un derecho… y un deber

Llanos aclara: “La objeción de conciencia no se plantea por nuestra parte ni siquiera como un ‘derecho’ por el que nos negamos a cumplir la ley; se plantea como un ‘deber’, por cuanto la conciencia nos impide cumplir esa ley”.

José Berná, que comparte con Llanos y Sánchez-Tarazaga la asesoría jurídica de las tres entidades, considera que en el ámbito judicial “aún hay mucha tela que cortar, a pesar de que el poder político pretende dar por finalizado el debate después de las sentencias acordadas por el Supremo el 11 de febrero”. “Lo demuestran”, añade, “las dos sentencias dictadas el pasado 23 de septiembre por el TSJ de Castilla y León en las que se reconoce la legitimidad de la objeción de conciencia a EpC”.

“Las sentencias del TS que deniegan tal derecho”, precisa Llanos, “no son fuente de nuestro derecho, no tienen carácter vinculante (por los temas que tratan), se refieren a los casos estrictamente enjuiciados (que están recurridos ante el Tribunal Constitucional) y quedan otras instancias a las que reclamar la protección de estos derechos: el propio Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Además, apostilla Berná, “la posición constitucional e institucional del Tribunal Supremo, conforme a lo establecido en los artículos 123, 152.1 y 161.1.b) de la Constitución, es la de órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes, salvo -precisamente- en materia de garantías constitucionales”.

Por último, José M.ª Llanos destaca que “en la inmensa mayoría de países del mundo occidental, tanto en Europa como en América, existen cláusulas de conciencia, que suponen la posibilidad de recurrir a la exención del cumplimiento de una ley, cuando se considera que atenta contra la conciencia personal”. “Su inclusión en la normativa académica podría contribuir a la solución del conflicto de EpC; esa fue”, recuerda, “una de las fórmulas que se propusieron durante la tramitación de la LOE y, como todas las demás, fue despreciada por el Ministerio de Educación. Ahora que el Sr. Gabilondo dice buscar un pacto nacional por la educación, que no sería completo sin un acuerdo sobre esta materia, volvemos a ponerla sobre la mesa”.

Para más información:

alicanteeducaenlibertad@gmail.com
castelloneducaenlibertad@gmail.com
valenciaeducaenlibertad@gmail.com


Miércoles 23 de septiembre de 2009

TSJ de Castilla y León falla a favor de la objeción a EpC

18:54 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Declaraciones de Lourdes Ruano (presidenta de la Plataforma Salamanca Educa en Libertad) tras las sentencias favorables del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León


En Albacete, un libro de EpC enseña a niños de 10 años a rascarse y sobarse mutuamente

13:26 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Cari Navarro, presidenta de CONCAPA Albacete

Los padres que recurrieron ante el TSJ de Castilla-La Mancha el decreto autonómico en que se amparan estas prácticas esperan una sentencia favorable.

REDACCIÓN HO.- CONCAPA-Albacete ha hecho público hoy un comunicado en el que informa que ha examinado escrupulosamente el contenido de un libro de Educación de la Ciudadanía (EpC) para alumnos de 5.º de Primaria elaborado por “Tiempos Educativos”, asociación formada por 43 colegios albacetenses entre los que hay 9 centros concertados -algunos de ellos religiosos- y que depende de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Albacete cuyo titular es un edil de Izquierda Unida.

Tras ese análisis, CONCAPA-Albacete ha decidido asesorar a todos los padres que deseen llevar a los tribunales a los colegios que impartan algunos de esos contenidos, tal y como aconsejaba el Tribunal Supremo.

De espaldas a la familia

El libro preconiza una ciudadanía de espaldas a la familia, que apenas es mencionada. De la obediencia a los padres nunca se habla a pesar de ser, como decía Marañon, “la virtud específica de la infancia”.

ampoco se reconoce a los padres una autoridad de cara a que los niños les consulten o imiten, sino que la relación es la inversa: los hijos reivindican sus derechos, su opinión, etc., frente a los padres: “Tengo derecho a tener derechos”, se titula una unidad de aprendizaje. Incluso publicita un teléfono 900 de atención a la infancia y adolescencia de Castilla-La Mancha que presta un servicio directo, confidencial e individual a los niños.

Visión laicista

La religión se presenta como un aspecto de la conducta o cultura susceptible de enfrentar o dividir y, a excepción de una cita de la Madre Teresa de Calcuta, no hay ninguna referencia a la civilización cristiana, aunque sí a la madre Naturaleza o a Amnistía Internacional. Incluso en un calendario de efemérides, no existen fechas relacionadas con el cristianismo pero se habla del Día Mundial de la Tierra.

Juegos desinhibitorios

Algunos de los juegos que pueden elegir sus profesores y que tendrían que realizar estos niños de 10 años si quieren aprobar, pueden suponer una intromisión en la intimidad del alumno y su familia. En “Al loro” o “Lo que más me gusta” los niños tendrán que revelar aspectos de su vida personal a la clase o a su profesor y en “Frases incompletas” completarán frases facilitadas por el docente sobre situaciones y los sentimientos que les suscitan.

En algunos juegos se va más allá, por ejemplo en “Me pica aquí” un niño tiene que rascar a otro donde éste le dice que le pica. En “El lavacoches” uno hace de coche y otro lo soba simulando que lo lava. El libro explica que trata de fundamentar una autoestima positiva basada en la capacidad para asumir responsabilidades actuando sin inhibiciones.

Del manual se han editado más de 1.000 ejemplares subvencionados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aunque la asociación autora quiere ampliar la tirada a 1.500 para poder llegar a los alumnos de todos sus colegios asociados.

Esperan una sentencia favorable en el TSJ

En vista de que la Junta de Castilla-La Mancha se atribuyó competencias para intervenir en las emociones de los niños y evaluarlas en los tres decretos curriculares que desarrollan la LOE (uno por ciclo), 36 padres llegaron a tiempo de recurrir el último de ellos en el verano de 2008, concretamente el de Bachillerato. En su recurso estos padres argumentaron que las “competencias emocionales” que la Junta se autoconcedía en materia de educación vulneraban los derechos fundamentales a la integridad moral y a la intimidad de los niños y sus familias. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que es quien entiende en primera instancia de los recursos por el procedimiento especial de Protección Jurisdiccional de los Derechos Fundamentales, todavía no se ha pronunciado.

Cari Navarro, presidenta de CONCAPA-Albacete, insiste en que los padres seguirán las pautas de actuación marcadas por el Supremo, siempre que observen irregularidades y atropellos como los que denuncian en este caso:

“No nos cansaremos de alertar a la sociedad de que esta asignatura está configurada para adoctrinar a nuestros hijos, lo llaman ‘educar al ciudadano’ pero en el bocadillo de materias positivas introducen formas de depurar a los niños que no piensen como ellos. Exigimos cordura a la Junta y a los Tribunales en este asunto: los padres somos los titulares de la educación moral de nuestros hijos, ser buen ciudadano no tiene que nada que ver con rascar o sobar al prójimo y la escuela debe ser un lugar donde hacer personas de provecho, no un gabinete psicológico ni un guantánamo para niños que piensan diferente. El Tribunal Supremo no lo ha querido ver así en su sentencia sobre la objeción de conciencia a esta asignatura, dice que denunciemos colegio por colegio, profesor por profesor, libro por libro, y es lo que haremos”.


Martes 15 de septiembre de 2009

Diez razones PARA NO OBJETAR a Educación para la Ciudadanía

21:44 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

marioneta.jpgLa polémica sobre las asignaturas de Educación para la Ciudadanía surgió hace dos cursos con la implantación de la asignatura de 2º ó 3º de la ESO. Desde entonces decenas de miles de padres se han opuesto a que sus hijos sufran la carga de adoctrinamiento moral que, establecida por el Estado, pretenden inculcar dichas asignaturas.

Esta negativa a que sus hijos reciban una formación moral desde el Estado sin el respeto a sus convicciones personales consagrado por la Constitución les está llevando a presentar objeción de conciencia. La objeción de conciencia es la negativa a cumplir una ley (en este caso, asistir a clase de EpC) cuando dicha ley entra en conflicto con la conciencia personal (que, en el caso de los objetores, estima que el Estado no debe formar moralmente a sus hijos por encima y en contra del derecho/deber que los padres tienen encomendado en este ámbito).

Pero ser objetor no es fácil:

Para empezar, llama la atención del entorno personal y familiar que no acaba de entender una postura de rebeldía frente a la ley, precisamente ahora que estamos es un estado democrático.

El hecho de no cursar una asignatura conlleva el correspondiente suspenso, que a ninguna familia agrada y que puede complicar la promoción del alumno.

Los centros educativos tampoco lo ponen fácil: a pesar de que muchos de ellos reconocen que la ley que impone la EpC supone una vulneración de los derechos de los padres, a la hora de la verdad, reconocen que tener alumnos objetores les causa conflictos ante la inspección, que siempre tiene la sartén de los conciertos educativos cogida por el mango.

Finalmente, la batalla jurídica por el reconocimiento de la objeción (y, en definitiva, por la modificación de la EpC) es larga y está deparando resultados dispares.

Como he señalado, la objeción de conciencia es una decisión personal e intransferible. Uno objeta porque su conciencia así se lo sugiere, no porque esté de moda o porque así lo predique o deje de predicarlo aquella autoridad en el ámbito familiar o educativo.

Partiendo de esta realidad, quisiera ofrecer al lector diez razones que desaconsejan la objeción a fin de evitarle los inconvenientes que supone ser un padre o una madre objetores. Eso sí, tome cada uno su libre decisión en conciencia.

  1. La educación moral de los hijos no es responsabilidad primordial de los padres. “Educa la tribu entera”, y más en una sociedad abierta como la nuestra. Los padres corremos el peligro de transmitir prejuicios y estereotipos trasnochados. Es razonable, por tanto, que sea el Estado quien determine los valores que deben configurar a sus ciudadanos y se ocupe de inculcarlos. (Además es más cómodo y siempre se puede culpabilizar a otro de los fracasos).
  2. El Estado tiene el derecho y el deber de recortar libertades individuales (en este caso, el derecho de los padres a educar moralmente a sus hijos) cuando los individuos no ejercen responsablemente sus derechos. Y parece claro, a estas alturas, que los padres han hecho dejación de sus derechos y están generando una juventud desnortada que no hace sino provocar conflictos sociales. (Bueno, algunos padres se esfuerzan por educar a los suyos, pero son una minoría y resulta más cómodo transferir la educación moral al Estado que ayudar a las familias que requieren apoyo en este cometido).
  3. Una vez que el Estado se ha legitimado como primer y principal educador, dispone de los recursos necesarios para configurar todos los aspectos que constituyen la personalidad del ciudadano. Así, a modo de ejemplo, se facilita en las aulas una formación afectivo-sexual que rompa con viejos tabúes y represiones haciendo de los alumnos personas liberadas y sujetos de nuevos derechos. De igual modo, se propicia una descalificación de la trascendencia y las religiones que contribuye también a la liberación de los jóvenes de otras ataduras morales que no sean las propuestas por el Estado. (Ya era hora, porque, tal como va el mundo, eso de educar a los hijos en el correcto uso de la sexualidad es una gaita. ¡Si saben más que nosotros! Además, cada vez hay más medios para que disfruten de un sexo seguro. Que yo lo que no quiero son sustos).
  4. La Educación para la Ciudadanía puede ser dañina dependiendo del centro y del profesor. Pero quien lleva a sus hijos a un centro concertado, no tiene ningún problema porque se imparte adaptada al ideario del centro. (A mi me escama un poco que los centros concertados puedan recortar y modificar el curriculum y que los inspectores lo permitan cuando el gobierno ha hecho de esta ley bandera de la legislatura, pero así nos lo aseguraron desde la dirección del centro. Por si acaso, mejor “no meneallo”).
  5. Es cierto que la mayoría de los centros de enseñanza en este país son de carácter público y en ellos no cabe “adaptación” de ningún tipo. Pero los padres que llevan a sus hijos a la escuela pública ya saben a lo que se exponen. Cada uno es muy libre de escoger para sus hijos la educación que considera oportuna. (Y es que para eso pago yo mis miles de euros en educación. Ya sé que la elección de centro realmente no es libre tal como está reglamentada, pero aquí hay que espabilarse. Que cada palo aguante su vela. Que los tiempos de la solidaridad ya pasaron).
  6. Algunos de quienes promovieron la objeción de conciencia por toda España ahora están desmovilizando a los padres objetores para que asuman la negativa a la objeción dictada por el Tribunal Supremo. Al igual que objetamos porque nos lo aconsejaron los que entienden del tema, ahora retiramos la objeción. (¡Qué respiro! La verdad es que de la EpC no se ha modificado ni una coma, pero si dicen que hay que retirar la objeción y volver a clase, por algo será. Ni preguntes).
  7. La Educación para la Ciudadanía en primaria tiene un marcado carácter emotivista y exigirá de los alumnos que se retraten públicamente sobre sus principios y creencias. Así aprenden a desenvolverse en la sociedad movidos fundamentalmente por sentimientos. (Hombre, a mí que nuestro chaval vaya contando lo que pensamos y hacemos en casa no es que me haga mucha gracia, pero si contribuye a que, mediante el diálogo “evalúe el entorno reconstruyendo su escala de valores”, la verdad es que merece la pena).
  8. La Conferencia Episcopal y los Obispos, a título particular, no se han cansado de advertir a los católicos el atropello que supone el adoctrinamiento desde el Estado a costa del criterio paterno, pero es que estos Obispos se la han tomado por la tremenda. Lo que quieren es tener la exclusiva de la moralidad y eso, en una sociedad moderna y democrática, está de más. (Debe ser verdad que los Obispos están fuera de la realidad, porque en los colegios de ideario católico “ni se menta la bicha”. Deberían adecuarse al curso de los tiempos, como hacemos los cristianos actuales. Pero es que las instituciones de la Iglesia son ya algo anacrónico).
  9. La oposición a Educación para la Ciudadanía ha sido orquestada por el Partido Popular, que ha hecho de ella arma arrojadiza contra el gobierno de Zapatero. Han sido ganas de criticar por criticar. ¿No estamos en el furgón de cola de la educación europea? Entonces, ¿a qué viene tanta intransigencia con una asignatura que hará de nuestros jóvenes mejores ciudadanos? Como si sobraran los buenos modales… (También es verdad que las comunidades gobernadas por el PP, además de cometer algunas astracanadas, al final, tampoco es que hayan supuesto un apoyo a los padres objetores, pero es que, por fin, están moderando su discurso y a ningún partido le resultan cómodos, lógicamente, ciudadanos que cuestiones las leyes).
  10. Sigue habiendo -y los habrá- padres objetores. Pero es que son una minoría de fundamentalistas. La caverna. Alinearse con los objetores es reconocer que se pueden cuestionar las leyes. Hablan de anteponer la conciencia, ¿qué conciencia? Pues como todo el mundo actúe según su conciencia, se acabó la sociedad. No podemos tolerar la disidencia social. Se empieza objetando y se acaba cuestionando el Estado de Derecho. (Conozco a alguna familia objetora y, efectivamente, es buena gente, pero poco dócil. Siempre cuestionándose las cosas y criticando las que les parecen mal. Se dejan liar por cuestiones que, en el fondo, ni les afectan, pero son unos quijotes. Siempre empeñados en cambiar lo que está mal ¿y para qué están los gobernantes? Nosotros, los ciudadanos, a lo nuestro. Si no nos gusta lo que hay, pues a cambiar el sentido del voto cada cuatro años y santaspascuas).

Confío en que estas razones hayan sido suficientes para alejarles de la tentación de objetar. Y es que la conciencia, o lo que queda de ella, se pone a veces muy tozuda. Pero siempre cabe el recurso a distraerla con estas u otras razones que nos permitan vivir en una postura acomodaticia. Que se llega a viejo más fácil recostado en el sofá que partiéndose la cara por ideales.

Descargar el documento en formato PDF

Leído en Padre objetor


Madrid, 3 de octubre: II Congreso de Maestros y Profesores

21:03 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Lo organiza la Fundación Educatio Servanda, bajo el lema “Padres y Maestros. Restablecer la confianza”.

REDACCIÓN HO.- La Fundación Educatio Servanda ha organizado para el próximo 3 de octubre, sábado, el II Congreso de Maestros y Profesores, bajo el lema “Padres y Maestros. Restablecer la confianza”. La primera edición, que trató sobre “El maestro, protagonista de la educación”, tuvo lugar el 15 de noviembre del pasado año.

El evento se celebrará a partir de las 9 horas en el salón de actos de la Universidad CEU San Pablo de Madrid (C/ Julián Romea, 23) en sesiones matinal y vespertina.

Las reflexiones y propuestas girarán en torno a la necesidad de recuperar el vínculo entre padres y maestros, tan necesario siempre y tan erosionado en los últimos años.

La Fundación organizadora considera que esa relación es absolutamente necesaria para conseguir el máximo alcance educativo, pues éste sólo se puede dar desde la complicidad de los padres -como primeros responsables de la educación de sus hijos-, y los maestros, que han de ser colaboradores de ellos.

El Congreso contará con personalidades de indudable prestigio, que abordarán todos los aspectos del tema elegido y responderán a todas las inquietudes que tanto los padres como los maestros y profesores asistentes puedan tener.

Programa

9:00 Acreditaciones.

9:30 Inauguración del Congreso:

10:30 Primer bloque. Ponencias:

12:00 Pausa.

12:30 Segundo bloque. Debate:

D. Luis Carbonell, Presidente de Concapa.
Dña. Mercedes Coloma, Presidente de Cofapa.

Maestro representante escuela pública.
Maestro representante escuela privada.

14:00 Fin de la jornada matinal.

6:00 Mesa redonda:

17:30 Entrega del Premio San Alberto Magno “Maestro del año 2009″.

18:00 Clausura del Congreso:

Inscripciones en

http://www.educatioservanda.org/index.php/component/artforms/?formid=2

El precio de la inscripción es de 20 € por persona e incluye material del Congreso, break de media mañana, servicio de guardería y el libro “Actas del I Congreso”


Lunes 14 de septiembre de 2009

Homeschooling: Una opción legítima

10:20 h | Homeschooling,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

La presidenta de ALE y una madre de familia numerosa narran los importantes frutos de su rebelión cívica tras apostar por esta modalidad educativa, tras enfrentarse incluso la persecución penal.

REDACCIÓN HO.- El análisis sobre la situación de la educación en España dentro del Congreso de Jóvenes de HO ha se ha detenido en la modalidad de la educación en casa, conocido internacionalmente como el homeschooling. Si bien reconocida y afianzada en la mayor parte del mundo occidental, en nuestro país ha legado a convertirse incluso en motivo de persecución penal de los padres que, ejercitando su libertad y su derecho como primeros educadores, han optado por esta modalidad educativa para sus hijos.

Una modalidad educativa que ha defendido en primer lugar Azucena Caballero, presidenta de la Asociación por la Libre Educación (ALE), quien ha presentado la educación desde casa como “una alternativa legítima a la escuela tradicional, que conforma un movimiento muy plural y diverso en función de las diversas causas que mueven a los padres a elegir esta opción -motivos ideológicos, pedagógicos, hijos con casos de fracaso escolar o acoso escolar…-, pero teniendo en común que todos parten de la consciencia de su responsabilidad de primeros educadores en su calidad de padres”.

¿Es legal en España el educar en casa?

A. Caballero

Caballero responde a esta cuestión con un sí rotundo. Primero, porque es un derecho recogido en la Constitución, en su artículo 27, al amparar la libertad de enseñanza y el derecho preferente de los padres a elegir la educación para sus hijos, así como por otros textos legales, como la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

“En la educación en casa el aprendizaje no está separado de la vida, el hogar se convierte en un reflejo de la sociedad como núcleo suyo que es, en centro que une lo educativo, lo lúdico, lo gastronómico… para conformar un estilo de educación que permite mejorar los ritmos de aprendizaje y las necesidades diferenciadas de cada niño gracias a una atención más personal e individualizada, dentro de un espacio que invita a compartir y a relacionarse sin distinción de edad, al educar en un entorno”.

Palabras de Caballero, indicando que en todo caso con ello no se trata de desvirtuar la educación tradicional en centros, sino de presentar la educación en casa como una alternativa legítima, cuyas ventajas o inconvenientes sopesan los padres a la hora de elegir la educación que quieren para sus hijos, decisión que debe ser respetada por la administración:

“Y es que si los padres pueden decidir por ejemplo sobre la salud de sus hijos, si en un determinado momento se les administra una determinada vacuna o no, deben tener el mismo respeto respecto a la decisión que adoptan en referencia a la educación de sus hijos, partiendo de la idea de que nadie va está más interesado por el bienestar de sus hijos que ellos mismos”.

Una experiencia práctica: en defensa de un derecho pese a la persecución

Por su parte Ketty Sánchez, madre de cuatro hijos residente en el País Vasco, narró a los jóvenes su experiencia en este terreno. Su decisión les llevó a soportar incluso la persecución penal por parte de la administración, pero su lucha abrió camino para otros padres, dando aliento a la campaña en defensa del derecho de los padres, como primeros educadores, a elegir la educación en casa como opción legítima para la educación de sus hijos:

“Mi marido y yo teníamos el problema de tener cuatro hijos a los que se les asignaron plazas en dos colegios distintos, lo que nos impedía la conciliación de nuestra vida laboral y familiar: al vida se nos hacía imposible, con un horario de locos que causaba un gran estrés a los niños. Buscando información hallamos información sobre la educación en casa y sobre ALE, y empezamos a realizar contactos. En 2007 decidimos sacar a nuestros dos hijos mayores del colegio para ver como resultaba nuestra experiencia, y el resultado no pudo ser más fructífero, tanto para los conocimientos que adquirían nuestros hijos como en mejora de nuestra vida, el tener más tiempo para relacionarnos y afianzar nuestros vínculos familiares. Tanto es así, que los dos menores nos pedían constantemente que les educáramos en casa también a ellos”.

K. Sánchez

Los hijos de Ketty hablan tres idiomas -castellano, euskera y francés-, estudian otros dos -francés y alemán-, tocan instrumentos -violín, piano y flauta travesera-, practican deportes… Como dice Ketty:

“no son niños prodigio, sino niños que se han beneficiado de un mejor aprovechamiento del tiempo y de herramientas educativas con las que no tienen que llegar a casa para realizar tres horas de deberes al salir de clase; tampoco es porque tengamos una situación sobradamente holgada económica, mi marido y yo somos profesores de idiomas la mayoría de los que optamos por esta opción vivimos con lo justo, pero este tipo de educación también nos ha favorecido en este sentido mediante una mejor organización de los recursos. Se trata de ver las propias circunstancias y de elegir lo más adecuado para nuestros hijos y nuestra vida familiar”.

Pese a los excelentes resultados obtenidos tras decidirse por el homeschooling, avalados por Bienestar Social que hizo visitar a los pequeños y quedó asombrada, estos padres pasaron por un calvario de persecución administrativa:

“Después de años sin respuesta a nuestro problema de conciliación, mi marido y yo recibimos una carta de la Inspección al mismo día que decidimos sacarles de la escuela, indicando que nuestra decisión era ilegal y en la que se nos amenazaba con un proceso penal, que pasó directamente a la Fiscalía del Menor, la cual quiso llevarles a juicio. Bienestar Social nos visitó durante unas horas y salió asombrada de los logros obtenidos por nuestros hijos. Pero la administración insistía en conducir el caso por la vía penal, acusándonos de desobediencia a la autoridad y de un delito de abandono a la familia, lo que podía conllevar incluso la cárcel”.

Con ello empezó una batalla de estos padres por defender sus derechos, que con esfuerzo y tesón se vio recompensada por los hechos: recibieron el apoyo de HazteOir.org, que comenzó una campaña en defensa de esta modalidad educativa ante la opinión pública y las instituciones, a raíz de su caso; contaron con apotos institucionales como el del Defensor del Menor; fueron escuchados en el Parlamento vasco, donde los diputados se mostraron muy proclives a defender el reconocimiento de esta modalidad educativa…

“La postura de la administración es ilógica, al final nuestros hijos, que están matriculados a distancia en un colegio de EE.UU., tendrán un título que España está obligada a reconocer cuando acaben, en virtud de sus tratados internacionales. Mientras, hemos ido a dando a conocer a los medios nuestros métodos y experiencia. La nuestra no ha sido una decisión fácil, pero nos ha permitido reorganizar nuestra vida familiar, que era un caos y donde éramos casi desconocidos por la falta de tiempo para estar juntos, y lo que hemos ganado con ello no lo cambiamos por nada. La educación en casa exige mucho compromiso, constancia y esfuerzo personal, pero ofrece a cambio grandes recompensas a nivel personal y familiar”, afirmaba esta madre en el Congreso de Jóvenes.

“Al final el homeschooling debe ser contemplado sin más como una opción educativa. Debemos ser los padres quienes decidamos, entendiendo además que nadie va velar más que los propios padres, que son los que más les quieren, por el bienestar de los hijos”, señalaba Ketty.


Domingo 13 de septiembre de 2009

Una cuestión de libertad: cheque escolar ya

13:46 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

José Castro reclama en el Congreso Nacional de Jóvenes su reconocimiento legal, como herramienta eficaz para garantizar la libertad educativa y la igualdad, redundando en una mayor calidad de la enseñanza.

REDACCIÓN HO.- José Castro, vicepresidente de HO y portavoz de ChequeEscolar.org, presentó este sábado a los jóvenes esta iniciativa de HazteOir.org, como una plataforma conformada por padres, educadores, juristas, profesionales de reconocido prestigio y entidades cívicas que, ante las carencias del sistema educativo español que priva a los padres, principalmente a los más desfavorecidos, de su derecho a elegir libremente la educación que desean para sus hijos, reivindican que el Estado su reconocimiento. De este modo, podrán ser los padres los que decidan qué hacer con el dinero que ello mismos aportan, a través del pago de impuestos, para sufragar la educación de sus hijos. Dicho de otro modo, como contribuyentes no hacen más que recibir una contraprestación.

La demanda que del cheque escolar realiza la sociedad civil en España no es nueva, ya ha dado importantes frutos a nivel internacional, en los diversos países en los que ha sido implantada. En España existen algunas experiencias prácticas, como la Ley de Otero Navas o Ley Orgánica sobre en Estatuto de Centros Escolares y propuesta de Ley de Financiación de la Enseñanza de 1979, o medidas plausibles pero insuficientes como los cheques de ayuda que reciben en determinadas comunidades los padres para financiar el material escolar o los libros de texto.

Bases del cheque escolar. La financiación de la enseñanza

¡Cheque escolar, ya!

Esta reivindicación se sustenta en la legislación misma, partiendo del artículo 27 de la Constitución Española, que garantiza el derecho de todos a la educación y la libertad de enseñanza y con ello la gratuidad de la enseñanza obligatoria, y en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre que consagra el derecho a elegir libremente la educación que se desea para los hijos.

Partiendo de ello, Castro recordó como con el actual sistema de financiación de la enseñanza en España el dinero se otorga directamente a los centros, por lo que subyace el riesgo de un reparto arbitrario mediante el concierto por parte del Estado. Por el contrario, ChequeEscolar.org aboga por que el dinero lo reciban directamente los padres que tienen una plaza escolar mediante un cheque que la financie. Con ello se obtiene una ayuda que es universal, al alcance de todos los padres sin discriminación de centro según sea público o de iniciativa social.

Asimismo, el importe de cada cheque debería concederse en función del coste medio que tiene una plaza en una comunidad autónoma.

Razones para la implantación del cheque escolar

Entre los argumentos en defensa del cheque, José Castro destacó los siguientes:

Libertad: son los padres quienes tienen el derecho a elegir sobre la educación que quieren para sus hijos. El cheque aumenta su capacidad de elección, al no tener que estar limitada en función de sus recursos económicos.

Favorece la responsabilidad e implicación de los padres: al tener capacidad de elección, los padres se han de responsabilizar de la elección que han efectuado.

Equidad: cualquier alumno, con independencia de su nivel de renta, podrá optar por una plaza en la mayoría de los colegios.

Calidad: fomenta la sana competitividad entre centros educativos.

Motivación del profesorado: esto es así porque su labor se verá recompensada por una mayor demanda de sus servicios.

Transparencia frente a arbitrio: el centro educativo sólo dependerá de la elección que realicen los padres, no de una designación más o menos arbitraria por parte de la administración de turno.

Subsidiaridad: son los padres los que definen el modelo educativo que desean para sus hijos.


Jueves 10 de septiembre de 2009

La legislación no permite a los colegios católicos adaptar EpC a su ideario

11:11 h | Educación para la Ciudadanía,Libros | chequeescolar | Comentarios cerrados


Un informe jurídico de Profesionales por la Ética analiza por qué no es posible “suavizar” el currículo de ese grupo de asignaturas.

REDACCIÓN HO.- En su intento por desmovilizar el movimiento cívico que rechaza el actual diseño curricular de las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC), el Gobierno ha hecho creer a buena parte de la sociedad española que estas materias obligatorias pueden edulcorarse y adaptarse a los centros educativos que tienen ideario propio.

Esta supuesta adaptación, sin embargo, carece de base legal ya que EpC es obligatoria legalmente, por lo que no puede ser “adaptada” al ideario de un centro católico. Así lo demuestra el informe en pdf ¿Puede adaptarse Educación para la Ciudadanía al ideario de un centro educativo católico? realizado por la Asesoría Jurídica de Profesionales por la Ética. Su director, José Luis Bazán, explica los motivos por los que EpC no puede adaptarse:

El principio de autonomía pedagógica contemplado en la LOE permite la concreción y desarrollo curricular de EpC (aprobación de un proyecto docente del centro, elección de libros y materiales, adopción de experimentaciones, planes de trabajo, formas de organización o ampliación del horario escolar) pero no la exclusión de contenidos explicitados en el currículo reglamentario.

Los planes de diversificación previstos en la LOE tampoco son un recurso legal que permita la adaptación mediante la exclusión de contenidos obligatorios de EPC.

No existe autorización legal para adaptar EpC al ideario de los centros católicos, ya que esta adaptación requeriría una resolución administrativa que no existe.

Las sentencias del Tribunal Supremo de febrero de 2009 que declaran EpC «neutral y ajustada a Derecho» afectarán al ideario de los centros, al legitimar que los profesores de EpC utilicen textos y materiales o realicen actividades ajustadas al currículo legalmente diseñado, incluso en contra del carácter propio de los centros.

Es previsible que, en el futuro, se exija una formación de postgrado especializada para impartir EpC, titulación que ya está siendo ofertada por Universidades y entidades de ideología laicista. En ese caso, los centros católicos se verán obligados a contratar a profesores que tengan esa formación, incorporando a su proyecto educativo a perfiles ideológicos muy alejados de su ideario.

En opinión de Bazán, es preferible que los centros educativos católicos impartan directamente su ideario sin pretender impartir una EpC descafeinada. “Además”, asegura, “los centros con ideario propio deben hacer causa común con los padres objetores para defender juntos su derecho a educar en libertad frente al adoctrinamiento gubernamental”.


EpC y el ideario de los centros

11:02 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados


Miércoles 9 de septiembre de 2009

Dos alumnas objetoras de Alicante ganan su batalla por la libertad

22:27 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Son hermanas gemelas y obtienen el título de ESO sin cursar la EpC. En Lengua Castellana, una ha aprobado al revisarse su injusto suspenso, la otra tras anularse un examen que la obligaba a declarar sobre sus creencias.

REDACCIÓN HO.- Una familia objetora de la provincia de Alicante -que prefiere permanecer en el anonimato- ha conseguido la revocación de los suspensos en Lengua Castellana de dos de sus hijas, que por otra parte han obtenido la titulación de Graduado sin haber cursado la materia de Educación para la Ciudadanía (EpC).

Las hermanas, que estudiaron 4.º de ESO en el curso 2009-2010 en un instituto de su localidad, fueron suspendidas en Lengua en la convocatoria ordinaria de junio y una de ellas fue aprobada pocos días más tarde, tras haber sido estimada la revisión solicitada por sus padres a la Dirección del centro.

La otra ha aprobado con un 7 la prueba que se le realizó el 2 de septiembre, después de que la Dirección Territorial de Educación de Alicante anulara el examen que se le puso en junio, porque atentaba “contra el derecho fundamental de no ser obligado a declarar sobre ideología, religión o creencias” proclamado en el artículo 16.2 de la Constitución Española (CE).

Obtienen el Graduado en ESO sin haber asistido a EpC

Las dos hermanas, que son gemelas, han obtenido el Graduado en la ESO con muy buenas notas… y sin haber superado Educación Ético-Cívica, pues en junio la suspendieron por no haber asistido a esas clases y en septiembre tampoco se presentaron a examen.

Son sólo dos de los numerosos hijos de objetores que, en aplicación de la normativa vigente y sin haber cursado las materias de EpC en la ESO, han promocionado de curso o han alcanzado la titulación de Graduado, en el caso de quienes no han dado Educación Ético-Cívica en 4.º.

Pero en los casos de las mencionadas hermanas concurren otros hechos que los hacen especialmente significativos.

Reclamación de la evaluación en Lengua Castellana

Las dos son alumnas con expedientes académicos brillantes, pero en la convocatoria de junio el profesor de Lengua Castellana que daba clase a los dos grupos de 4.º de la ESO en los que ellas estaban las evaluó con Insuficiente. Su familia solicitó revisión de la evaluación otorgada a ambas y la comisión designada por la Dirección del centro estimó la reclamación en lo referente a una de ellas pero la desestimó en lo relativo a su hermana.

Asesorado por los servicios jurídicos de las asociaciones Alicante Educa en Libertad (AEL), Castellón Educa en Libertad (CEL) y Valencia Educa en Libertad (VAEL), su padre elevó a la Dirección Territorial de Educación de Alicante una reclamación fechada el 3 de julio, en la que solicitaba que tras las actuaciones oportunas se reconociera a la alumna la calificación de aprobado.

Estos eran algunos de los motivos en que se fundamentaba la petición:

En las demás materias, su hija había logrado notas altas -especialmente en las áreas lingüísticas: 10 en Inglés y en Valenciano, 9 en Francés y en Latín- y sólo habían suspendido en Lengua Castellana 3 de los 16 alumnos de su clase.

El examen final incluyó esta pregunta: “Expón tu ‘teoría’ sobre tu creencia en un dios o sobre su inexistencia, razonando, argumentando o contrargumentando, aportando datos, desarrollando ideas propias, justificando tus afirmaciones, etc. Plantéatelo en serio y en profundidad, porque de tu habilidad expositiva y argumentativa dependerá tu calificación. Haz un borrador y pule después”. Ello, a juicio de la familia, vulnera el mandato constitucional de que “nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”, e invade “un ámbito moral que le está vedado a las instituciones docentes como tiene declarado el Tribunal Supremo en las sentencias de 11/02/2009″.

El padre denuncia que su hija ha sufrido “un permanente hostigamiento” en las clases de esa asignatura, a causa de “sus convicciones morales, religiosas e ideológicas, que no han sido respetadas ni hechas respetar, por parte del profesor”, quien “ha fomentado constantemente la burla, el escarnio, y el debate hábilmente provocado” para ponerla en evidencia, “por ser católica practicante y la única objetora a EpC”. Asegura, así mismo, que si algunos otros alumnos “pueden haber sido los que vertieran opiniones hirientes y ofensivas, éstas siempre estuvieron propiciadas por el profesor, que bien pudo evitarlas o reprenderlas”.

También pone de manifiesto que este profesor, en sus clases, “manifestaba de forma reiterada que los alumnos no son libres de decidir su manera de actuar, sino que al ser menores de edad se dejan guiar por los padres que los coaccionan a hacer y pensar lo que los padres quieren”. “El citado profesor ponía en entredicho el derecho y el deber inalienable de los padres como responsables directos de la educación moral y cívica de sus hijos y olvida que la escuela es solo subsidiaria de dicha educación”, añade.

Entiende el recurrente que “este planteamiento del profesor” vulnera su derecho fundamental a la libertad ideológica y su derecho a decidir la formación moral de sus hijos (artículos 16 y 27.3 de la Constitución), además de incumplir lo ordenado por el TS en sus sentencias del 11 de febrero.

Por último, considera que otro profesor del mismo departamento, que formó parte de la comisión que revisó su primera reclamación, no debería haber estado en ella, “pues durante muchos años ha venido manifestando de forma abierta su aversión a los principios morales y religiosos” de esta familia.

La Administración educativa anula el examen de junio

Con fecha 31 de julio, el Director Territorial de Alicante, Valero A. Alías, dictó resolución y, puesto que “contenía una pregunta inapropiada por atentar contra el derecho fundamental de no ser obligado a declarar sobre ideología, religión o creencias”, decidió “declarar nula la prueba correspondiente a la recuperación final de junio de 2009 y ordenar la elaboración y realización de una nueva prueba, cuya aplicación, evaluación y calificación será realizada por el Departamento Didáctico de Lengua Castellana y Literatura”.

Así mismo determinó que el nuevo examen se hiciese el día 2 de septiembre de 2009 y que todo el proceso se llevara a efecto “bajo la supervisión de un inspector de educación designado por la Dirección Territorial”, sin que participaran en él ni el profesor de la alumna ni aquel otro cuya presencia en la comisión de revisión del instituto había sido recusada por la familia.

La estudiante realizó ese examen el día 2 de septiembre en las condiciones fijadas por la Dirección Territorial… y obtuvo una calificación de Notable (7).

Por otra parte, en su resolución -remitida al recurrente con registro de salida n.º 12.686 y cuyo texto ha sido facilitado por él a esta redacción-, el Director Territorial anunciaba que “será objeto de informe independiente” la denuncia relativa a “discriminación por motivos ideológicos y religiosos y a la transmisión en clase, por parte del profesor, de determinados planteamientos sobre el derecho y el deber de los padres en la educación de sus hijos”.