jump to navigation

Miércoles 14 de febrero de 2007

Educación para la Ciudadanía “invade la formación de la conciencia moral de los alumnos

23:45 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

La asignatura reivindica una “nueva ética común, ideología de género y visión laicista de la existencia”, y excluye “la dimensión religiosa en el ser humano”, dice un informe de Profesionales por la Ética

La asociación de Profesionales por la Ética ha elaborado un informe, Educación para la Ciudadanía: una moral de Estado obligatoria, en el que analiza “los contenidos mínimos de la asignatura para la ESO”. Por su interés, reproducimos en un documento anexo el contenido íntegro del estudio.

Las conclusiones del estudio ponen de relieve la ideología que se esconde tras la polémica asignatura que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere implantar en las escuelas.

Educación para la Ciudadanía “constituye un instrumento para la educación de la conciencia moral del alumnado”; “impone una nueva ética común”, amparándose en los “llamados valores democráticos”; “excluye la posibilidad de que exista una dimensión religiosa o trascendente en el ser humano”; “postula una visión laicista de la existencia”; e “incorpora la llamada ideología de género”, constata la asociación.

Con respecto a los contenidos del currículo de la asignatura, Profesionales por la Ética plantea al inicio de su informe las siguientes cuestiones: ¿son legítimos los contenidos de la asignatura?, ¿respetan los derechos y libertades más básicos, como son la libertad ideológica en la escuela y el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos según sus convicciones morales?, ¿responden verdaderamente a las atribuciones que el Poder Político puede y debe asumir legítimamente con relación a los ciudadanos?.

Moral obligatoria y ética común

El estudio viene a constatar que la asignatura “invade la formación de la conciencia moral de los alumnos, cuya responsabilidad es de los padres y en ningún caso del Estado”.

Aunque este tipo de formación de los estudiantes “no figura formalmente entre los objetivos generales” de Educación para la Ciudadanía, “entre dichos objetivos se incluyen cuestiones de un hondo calado existencial y moral”.

Además, la formación de la conciencia moral “sí forma parte expresamente de los ‘procedimientos y estrategias’ para conseguir los objetivos propuestos”, donde se hace referencia, entre otras cuestiones de tipo ético y moral, a la “construcción de una ética común”, de acuerdo a un “nuevo punto de vista ético, [...] base de la convivencia en las modernas sociedades complejas”, dice el informe.

En otro apartado, el informe se refiere a la inclusión de “los valores democráticos como referente ético” y constata con diversos ejemplos que “la asignatura convierte a la democracia en ‘modo de vida’ y en última referencia moral para el comportamiento de los alumnos”

Exclusión de Dios
 
Por otra parte, en el currículo de la asignatura no se mencionan, “ni siquiera como posibilidad, otros ‘referentes éticos universales’ distintos de los ya reseñados.

En el sistema moral que la asignatura diseña, que es cerradamente laicista en su concepción del ser humano y de la convivencia cívica, no hay lugar para la existencia de Dios ni para la trascendencia del ser humano, comportando así una ruptura radical con las tradiciones religiosas”.

“La única mención que el currículo realiza sobre el hecho religioso se refiere al ‘respeto a otras posturas (…) religiosas diferentes de la propia’”, señala el informe de Profesionales por la Ética.

“De acuerdo con los contenidos mínimos de la asignatura, la conciencia moral es algo que el alumno se construye de manera autónoma, sin partir de ninguna realidad objetiva ni certeza personal”, continúa.

“Salvo, curiosamente, la del propio relativismo y la obligatoriedad y eficacia de determinados valores y procedimientos instrumentales que aparecen de manera reiterativa en el currículo: la tolerancia, el respeto, la aceptación del pluralismo y la diversidad, la no discriminación, la necesidad del diálogo para resolver conflictos…”, añade el texto.

Padres y profesores, sin autoridad
 
Tampoco se pueden hallar en el contenido de Educación para la Ciudadanía “menciones al valor del esfuerzo, el trabajo, la superación o la humildad como factores necesarios para el crecimiento moral del alumno”.

“No se mencionan el papel o la autoridad de los padres y el profesor en el desarrollo de la conciencia moral de los alumnos, relativizando así, ante el propio alumno, la importancia educativa de padres y profesores”, critica el informe.

“La familia, por ejemplo, sólo se cita como uno de los ámbitos de las relaciones humanas, como objeto de estudio ‘en el marco de la Constitución española’ y como lugar en el que debe practicarse el diálogo para superar los conflictos y rechazar cualquier tipo de violencia.

Ideología de género y homosexualidad
 
El informe de Profesionales por la Ética hace hincapié, también, en “la importante presencia en el proyecto moral de la asignatura” que tiene “la llamada perspectiva o ideología de género, como concepción en virtud de la cual se niega la naturaleza constitutiva de la sexualidad.

“Cualquier diferenciación entre varón y mujer obedece a ‘prejuicios’ y ‘estereotipos’ educativos o culturales y debe ser considerada discriminatoria y perturbadora de la convivencia”.

Además, en la educación obligatoria “se imponen nuevamente las tesis” según las cuales “la homosexualidad constituye una orientación afectivo-sexual más sobre la que no cabe un juicio ético desfavorable (sería tachado de ‘homófobo’) y que genera idénticos derechos, incluso en relación con el matrimonio, que la ‘opción’ por la masculinidad o la feminidad, cuya complementariedad se niega de hecho”, advierte el informe.

El matrimonio, como unión entre varón y mujer abierta a la procreación, queda así privado de su base fundamental, debilitando en consecuencia la raíz misma de la familia como primera institución social”, añade.

Conclusiones
 
El estudio concluye, entre otras cuestiones, que “los contenidos mínimos para la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos constituyen un instrumento para la educación de la conciencia moral del alumnado”.

También, “imponen como referentes universales para la construcción de una ‘nueva ética común’ los Derechos Humanos, concebidos desde la particular visión del positivismo jurídico, y los llamados ‘valores democráticos’ convertidos, más allá de la dimensión política que les es propia, en norma de comportamiento moral”.

El currículo de la asignatura “excluye de plano la posibilidad de que exista una dimensión religiosa o trascendente en el ser humano que pueda tener relevancia desde el punto de vista de la ‘ética común’ o la convivencia y la ciudadanía democrática, postulando de manera implícita una visión laicista de la existencia”, añade el texto.

La asociación apunta que “el proceso de construcción de la conciencia moral que la asignatura articula se basa en una concepción prácticamente absoluta de la autonomía del sujeto y en el relativismo moral” .
 
La asignatura “incorpora, como presupuesto antropológico incuestionable, la llamada ‘ideología de género’ que niega el carácter constitutivo de la sexualidad humana y considera cualquier desigualdad entre los sexos o las llamadas ‘orientaciones afectivo-sexuales’ como discriminatoria y perturbadora de la convivencia”, finaliza el informe de Profesionales por la Ética.

Isabel Ordóñez

Publicado en Forumlibertas


Martes 13 de febrero de 2007

¿Plan de Apoyo a la Familia?

23:57 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

familianumerosa.JPGEl pasado dos de febrero en el Parlamento Andaluz la consejera Cándida Martínez afirmó tajantemente que “la Consejería de Educación no se ha planteado excluir a los escolares que pertenecen a las familias numerosas de ningún beneficio a la hora de elegir colegio.”. No obstante Educación mantiene el borrador donde elimina los puntos extra para las familias numerosas cuando vayan a solicitar plaza. Y ello a pesar de que el Consejo Escolar de Andalucía ha recriminado a la consejería la sorprendente e injustificada eliminación de estos puntos. Además, otras comunidades autónomas están manteniendo el soporte a las familias numerosas, como la socialista de Castilla-La Mancha. Si la Junta quiere exhibir orgullosa su “Plan de Apoyo a la Familia” y  las políticas a favor de la mujer trabajadora y de los inmigrantes, no cabe más contradicción que cercenar derechos a las familias numerosas.

Ana Martín

Publicado en Lospadreseligen.org


Niños públicos, niños privados, niños concertados…

23:55 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

cheque.jpgA algunos parece que les gusta hacer una triple distinción: niños públicos, niños concertados, niños privados y últimamente también niños emigrantes. Y creo que esto es un error grave porque no existen tales conceptos…

El cheque de los padres

Cada día recogen los medios noticias, cartas o articulos sobre  educación y estos días la polémica vuelve a estar en el porcentaje de alumnos emigrantes en los distintos colegios.

Reconozco que algunos de esos escritos me llaman la atención porque no acaban de explicar bien cual es el objeto de sus demandas: no concretan si piden que haya más niños escolarizados, que haya menos niños por aula, que haya más coles, que haya más profesores, que se cuente más con los padres, que no se cuente con éstos, o incluso que decidan los sindicatos o los partidos políticos donde se deben escolarizar nuestros infantes….

Pero bueno a trancas y barrancas vamos clarificando posturas. A algunos parece que les gusta hacer una triple distinción: niños públicos, niños concertados, niños privados y últimamente también niños emigrantes. Y creo que esto es un error grave porque no existen tales conceptos y es en ésto en dónde quiero concretar como madre que soy de varios hijos.

Los padres debemos elegir dónde escolarizar a nuestros hijos y lo queremos hacer porque es nuestra responsabilidad en el colegio que mejor nos parezca. Por eso pedimos al colegio que nos informe de qué tipo de educacion se va a recibir en él. Pedimos conocer el horario, el tipo de enseñanza moral y religiosa, el tipo de instalaciones deportivas y laboratorios… y si todo ello está de acuerdo con nuestra forma de pensar y de actuar les llevaremos a nuestros hijos unas horas al día y les pagaremos por ello.

Para poder elegir,  con igualdad de condiciones, el tema económico puede resolverse con el llamado Cheque Escolar por el cual se otorgue A LOS PADRES  el coste de la correspondiente plaza escolar con el que dirigirse al colegio seleccionado. De esta manera se acabarán los problemas, los padres elegimos los que nos parece mejor para nuestros hijos y todos tan contentos.

Pilar Pérez

Publicado en Aragón Liberal


Familias de primera

23:52 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

familia.jpgAndalucía no puede dejar de proteger a las familias numerosas. La Consejería de Educación, alegando que la LOE no las cita, ha propuesto eliminarles el actual trato preferente en el acceso a centros educativos. El debate ha sido a nivel nacional y colectivos sociales y educativos muy diversos han abogado en todo el país para evitar esta desprotección. Así, autonomías tan diferentes en cuanto a color político como Madrid, Cataluña o Castilla-La Mancha ya han anunciado que seguirán apoyando a las familias numerosas. En Andalucía el propio Consejo Escolar ha dictaminado que estas familias no son precisamente un caso anecdótico en nuestra comunidad y que no existe impedimento para seguir apoyándolas, sino todo lo contrario. Al igual que queremos dotarnos de un Estatuto de primera, no bajemos la guardia en las políticas sociales, estamos a tiempo de salvar este agravio comparativo.

Antonio Alfaro

Publicado en Lospadreseligen.org


Sábado 10 de febrero de 2007

Educación para la Ciudadanía es una maniobra política que impone un sistema ideológico y vulnera la Constitución

18:21 h | Libros,Opinión | Maria | Comentarios cerrados

Fernando López, profesor de filosofía en el instituto de bachillerato de Alfonso X el Sabio y miembro fundador de la asociación Educación y Persona explicó a Análisis Digital que esta asignatura impuesta por el Gobierno es “una maniobra política” y que en ella “hay una ceguera ideológica”. Según Fernando López, la intención de “Educación para la Ciudadanía” viene expuesta en el manifiesto del PSOE donde hace alusión a las religiones en clave fundamentalista como si solamente hubiera esa forma de entender la religión

Fernando López, profesor de filosofía en el instituto de bachillerato de Alfonso X el Sabio y miembro fundador de la asociación Educación y Persona nos explicó que la Asociación Educación y Persona responde al objetivo de compartir las inquietudes, esperanzas e ilusiones de profesores y padres con una visión de la educación centrada en la persona.

“En la primavera pasada hubo un congreso diocesano de educación en Toledo donde asistieron además de profesores, padres. A partir de ahí hubo varias reuniones y decidimos crear la asociación”.

Un centenar de docentes fundan la asociación, junto con otras personas que no son propiamente docentes. “Fundación y Persona se fundó recientemente, la asamblea interna se constituyó el pasado 6 de diciembre en la asamblea y se presentó públicamente el 3 de febrero”.

Según afirmó desde aquí intentan por un lado hacer una fraternidad de profesores y por otra ofrecer a las administraciones públicas su rechazo a esta nueva asignatura que quiere imponer un sistema ideológico y su apoyo a una educación centrada en la persona. Engloban a todas aquellas personas que quieran una educación centrada en la persona y que respeten que la persona está por encima de las ideologías y los intereses partidistas.

Una maniobra política

Fernando López explicó que “Ésta es una maniobra política cuya intención viene expuesta en el manifiesto del PSOE donde hace alusión a las religiones en clave fundamentalista como si solamente hubiera esa forma de entender la religión”.

Educación y Persona defiende que “Educación para la Ciudadanía” impone un sistema ideológico y vulnera con claridad la Constitución y el derecho fundamental de los padres a educar a los hijos en sus propios valores y convicciones, afirmó.

Según López, estos hechos suponen no sólo un ataque frontal a los valores tradicionales, sino que impone una moral al servicio de una ideología.

Ante esto aseguró que no hay ninguna justificación, “el Gobierno está actuando ilegítimamente”.

Tras preguntarle sobre la objeción de conciencia López explicó que la objeción es asunto de los padres, no de los menores. “Éste es un derecho constitucional. Todo ciudadano tiene derecho a objetar. En este sentido los padres que vean que esta asignatura interfiere en la educación de los propios padres tiene derecho a la objeción”.

Habrá que enfrentarnos a la incomprensión, dar la cara, es una opción legítima pero también audaz. Por ello la gente convencida con al gravedad ha de tener la iniciativa. “De esta forma los padres tienen esta posibilidad de ser coherente con sus convicciones”, afirmó.

“Yo soy profesor de filosofía y ética y tendré que enfrentarme a esta situación para no impartir esta asignatura. Yo en conciencia no debo dar esos contenidos que vulneran la libertad de los padres, sino que además debo decirlo públicamente, de ahí el manifiesto que hemos hecho”.

“Es necesario decir públicamente que estamos en contra de ello, porque de lo contrario escandalizaríamos haciendo pensar a la gente que aquí no pasa nada cuando es un atentado gravísimo a la libertad de educación”, aseguró.

Un adoctrinamiento obligatorio

Según Fernando, todo este planteamiento responde a una asignatura que intenta imponer dogmáticamente y obligatoriamente una ideología, por esta causa no puede hacerse obligatoria y evaluable. “Desgraciadamente con esta asignatura un alumno puede suspender por decir que el aborto no es un derecho de la mujer sino un asesinato”, afirmó. “La asignatura se plantea como una doctrina obligatoria que se quiere plantear como si fuera la única válida y esto es una inmoralidad y una ilegalidad”.

Fernando López, miembro fundador de la asociación Educación y Persona

Análisis Digital


Jueves 8 de febrero de 2007

La ‘des-educación’ de la ciudadanía. El mayor ataque a la libertad de los padres

19:40 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

Los regímenes con tendencias totalitarios se han caracterizado siempre, entre otras manifestaciones de falta de libertad, por el deseo mayor o menor de controlar el sistema educativo del país, para “adoctrinar” a la juventud desde la infancia. Los gobiernos de esos países –pensemos, por ejemplo, en la Alemania nazi, o la Rusia comunista, o la China de Mao, etc.-, por considerar que el ciudadano “pertenece” o está al servicio del Estado, se constituye en el principal responsable de la formación de sus súbditos, no sólo en los aspectos técnicos o profesionales, sino también en los culturales y morales para conseguir que el sentido de la vida y los principios que inspiran la existencia misma sean los que a la ideología política dominante le interese.

Desgraciadamente no hay que irse muy lejos ni el tiempo ni el espacio para encontrarnos con normas educativas de enorme semejanza a las aquí recordadas. A eso llevará la Ley de Educación de nuestro país con la incorporación de nada menos que cuatro asignaturas sobre Educación para la Ciudadanía en primaria, Eso y Bachillerato. Una educación que necesita “des-educar” para “producir” otro tipo de personas.

Los padres, y también los profesores y la sociedad en su conjunto, deben tener una idea precisa de lo que está en juego. Adornado con palabras que suenan bien, pero cuya interpretación es la que se le quiera dar -tales como “convivencia”, “valores comunes”, “tolerancia”, “paz”…- de hecho lo que se va a explicar a los alumnos –además del funcionamiento de los sistemas políticos democráticos, lo que no ofrece inconveniente- es qué es la persona, cuál es su fin, con qué normas debe regirse, qué se entiende por matrimonio y familia, qué es la sexualidad y la libertad de ejercitarla como se desee, etc.

La explicación de estos temas sería admisible –de hecho muchos de ellos siempre han formado parte de la Filosofía, la Ética o la misma Religión- si tuvieran un fundamento sólido (la ley natural) y no una clara orientación laicista, un gran subjetivismo ético, y además o fuera una materia obligatoria, como no lo es tampoco la Religión. “La libertad nos hace veraces” es una idea madre sobre el modo de entender estos temas: no hay más verdad que la que yo quiero que haya. Y esa verdad no se deduce de la recta razón, sino desde los sentimientos; eso sí, con diálogo y tolerancia. Desde ahí construimos los principios éticos.

Los derechos humanos no son algo que me venga dado por naturaleza, y para siempre, sino que son algo inacabado, dinámico, según las épocas: lo que convengamos en cada momento. Este positivismo jurídico llega hasta identificar lo legal con lo moral: la ética será lo que esté legalizado; la democracia es lo que genera la moral. No hay otras normas por encima de las decisiones de una mayoría.

En cuanto a la sexualidad, la ideología de género es la inspiradora: feminismo radical, homosexualidad, liberación del condicionamiento de la naturaleza (el sexo con el que se nace sería un simple dato anatómico sin mayor relevancia: se puede elegir libremente ser homosexual, heterosexual, bisexual o transexual). No hay referencia a valores absolutos, Dios no aparece en el horizonte de este ciudadano que se pretende formar. Todo es negociable

Se dice que el contenido de estas materias se limita a lo que se podría llamar moral pública, pero no afectaría a la moral privada. No es cierto, por los temas que he mencionado antes; además, no es posible dividir “moral pública” y “moral privada” porque la persona es una y los principios que mantenga en un ámbito repercutirán también en el otro.

Tampoco es cierto que todo esto se debe al deseo de llevar a cabo recomendaciones de la Unión Europea: esas recomendaciones se limitan fundamentalmente a decir que se deben incorporar enseñanzas de los sistemas políticos democráticos y de los valores dominantes. La recomendación no llega a introducir materias que inciden directamente en la formación (en este caso sería más bien deformación) de la conciencia. De hecho en la mayor parte de los países de Europa no se incorporarán asignaturas, sino algunos temas en otras asignaturas y en algún caso, como Alemania, en colaboración con las iglesias y con referencia a la relación entre el hombre y Dios.

Se podría decir que el tipo de persona que se desea “fabricar” es un ser inmanente, con un destino puramente terreno, sin apertura a la trascendencia, sin ninguna referencia a Dios, que no existe o como si no existiera. Sin facultades espirituales: los sentimientos son los que “gobiernan” al individuo; ni siquiera hay una referencia clara al esfuerzo, al trabajo, como medio necesario para la madurez humana. No existen una Verdad y un Bien de valor absoluto que debamos buscar y en lo que fundamentar otros valores o principios: cada uno construye su propia verdad y su propio bien. Como una consecuencia más de estos presupuestos, la orientación de la sexualidad será la que nazca del simple deseo.

Para comprender más a fondo la obsesión en sacar adelante este proyecto conviene situarlo en el contexto de las otras leyes “socioculturales” promovidas en estos años; todas apuntan en la misma dirección: la “desconstrucción” de la sociedad propia de la ideología de género. Entre otras, la ley de matrimonios homosexuales que desfigura al verdadero y único matrimonio; la ley del divorcio “exprés” que convierte el matrimonio en un “contrato basura”; la ley de reproducción asistida que permite la destrucción de embriones; la ley de identidad de género, en trámite, que permitiría el libre cambio de identidad sexual, etc. Da miedo imaginar el tipo de individuo y de sociedad a que pueden dar lugar semejantes leyes, si no desaparecen pronto.

No es una cuestión menor recordar que el derecho de los padres a la educación moral de sus hijos está reconocido –como no puede ser menos- en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (art. 26,3), en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea del año 2000 (art.- 14,3); en la Constitución Española (art. 27,3) y, por supuesto en la enseñanza de la Iglesia (por ej. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1656-57). Ir en contra de este derecho es algo inadmisible en un país libre, en un Estado de Derecho. Los padres pueden y deben emplear todos los medios legítimos a su alcance para impedirlo, hasta la objeción de conciencia si no tuvieran otra salida, de acuerdo con el derecho que reconoce el art. 16 de la Constitución Española y diversas sentencias de dicho Tribunal (15/1982 y 53/1985). Lo deseable es que se derogue esta materia, o en el menos malo de los casos, se imparta como opcional. Los profesores deben apoyarse en la libertad de cátedra. Los centros de enseñanza de libre iniciativa también tienen el deber de actuar en conciencia, y mantener sus idearios, sin imposiciones contrarias a esos principios. Actuar en conciencia en este terreno no daña a terceros ni va contra el orden público, por lo que se dan las condiciones para ejercitar dicha objeción.

A nuestros legisladores no les ha importado “desbloquear” el matrimonio, de tal modo que civilmente se convierte en un “contrato basura” que se puede romper sin alegar causa alguna a los tres meses de contraerse. Parece que la estabilidad familiar no tenga interés social. Sin embargo, sí han “bloqueado” o “blindado” el sistema de enseñanza para controlar al máximo la formación de las conciencias, aún a costa de negar derechos irrenunciables de los padres. Hay que confiar en una masiva reacción popular que impida llevar a cabo lo que un destacado inspirador del laicismo de Estado decía al comienzo de la legislatura: si se implanta esta materia, afirmaba, se habrá conseguido una gran revolución social (no precisamente para bien, debe añadirse) y esa sola Ley habrá justificado toda la legislatura.

Para terminar, deseo dejar constancia de mi agradecimiento a la información que sobre este tema me han proporcionado Profesionales por la Ética, que ha sido la base principal de este artículo.

Juan Moya, doctor en Medicina y en Derecho Canónico


La asignatura Educación para la ciudadanía será denunciada en instituciones y tribunales

15:15 h | Libros,Noticias | Maria | Comentarios cerrados

La asociación PROFESIONALES POR LA ÉTICA, promotora de la campaña de objeción de conciencia frente a la imposición obligatoria de la asignatura Educación para la Ciudadanía, está estudiando denunciar la ilegalidad de los contenidos de esta materia curricular ante diferentes instituciones e instancias judiciales españolas y europeas.

Según ha informado Jaime Urcelay, portavoz de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, el dictamen del Consejo de Estado advierte al Gobierno que no puede formar parte de los aspectos básicos del sistema educativo la difusión de valores que no estén consagrados en la Constitución y los contenidos de la asignatura Educación para la Ciudadanía claramente se entrometen en la formación moral de los alumnos. Por tanto, es posible iniciar acciones políticas y legales en defensa de los derechos de los padres en todos los ámbitos posibles.

Asimismo, PROFESIONALES POR LA ÉTICA iniciará, a partir de hoy, contactos con diferentes grupos parlamentarios, para llevar al Congreso de los Diputados la gravísima manipulación que el Ministerio de Educación ha realizado, en dos ocasiones, de un dictamen del Consejo de Estado relativo a la asignatura Educación para la Ciudadanía.

El resumen de los hechos, según explica Urcelay, es el siguiente:

 El 21 de diciembre de 2006 el Consejo de Estado, a petición del Ministerio de Educación, aprueba un dictamen sobre el Proyecto de Real Decreto por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). En dicho dictamen, se realizan dos advertencias al Gobierno: la primera, que en la competencia aprender a a aprender debe incluirse la aptitud para aprender y escuchar el consejo y orientación de padres y profesores y la sensibilidad para apreciar el ejemplo de estos. La segunda, que a la hora de establecer los contenidos básicos de la asignatura Educación para la Ciudadanía, debe tenerse en cuenta que no puede formar parte de los aspectos básicos del sistema educativo la difusión de valores que no estén consagrados en la propia Constitución o sean presupuesto o corolario indispensables del orden constitucional.

El 22 de diciembre de 2006, el Ministerio de Educación se apresura, mediante nota de prensa, a comunicar que el Consejo de Estado avala la conveniencia y legalidad de la asignatura Educación para la Ciudadanía.

El 5 de febrero de 2007, una vez hecho público el dictamen del Consejo de Estado (al que hasta ahora solo tenía acceso el propio Gobierno), PROFESIONALES POR LA ÉTICA denuncia la burda manipulación que del dictamen del Consejo de Estado había realizado el Ministerio de Educación.

Finalmente, el 6 de febrero de 2007, el Ministerio de Educación desmiente que haya manipulado el dictamen del Consejo de Estado volviendo a confundir interesadamente a la opinión pública. Para ello, el comunicado del Ministerio mezcla el contenido de dos dictámenes diferentes e independientes (el 2234/2006, de 23 de Noviembre de 2006, sobre el Decreto de enseñanzas mínimas de Primaria, y el 2521/2006, de 21 de Diciembre de 2006, sobre el Decreto de enseñanzas mínimas de la ESO) como si se tratara de un texto único, tratando así de salvar de manera engañosa las advertencias del Consejo de Estado sobre los contenidos de Educación para la Ciudadanía de la ESO. Todos los párrafos que cita el comunicado del MEC corresponden al Dictamen sobre Primaria y ninguno al de la ESO; de esta manera el Ministerio de Educación silencia por completo ante la opinión pública la advertencia realizada por el Consejo de Estado en relación con los contenidos de Educación Secundaria Obligatoria.


Lunes 5 de febrero de 2007

EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN MANIPULA AL CONSEJO DE ESTADO

19:36 h | Libros,Noticias | Jaimeba | Comentarios cerrados

Para implantar Educación para la Ciudadanía, todo vale

Con el fin de avalar la asignatura Educación para la Ciudadanía, el Ministerio de Educación que dirige Mercedes Cabrera, hizo pública una nota de prensa asegurando que «El Consejo de Estado no encuentra objeciones a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos» y que «incluso avala tanto la conveniencia como la legalidad de dicha asignatura».

Sin embargo, el dictamen que sobre el proyecto de Real Decreto de Enseñanzas Mínimas de la ESO ha realizado el Consejo de Estado el 21 de diciembre de 2006 advierte expresamente al Gobierno que, en virtud de la libertad de enseñanza garantizada en el artículo 27 de la Constitución, no pueden formar parte de los aspectos básicos del sistema educativo “la difusión de valores que no estén consagrados en la propia Constitución”. Además, el Consejo de Estado advierte también al Gobierno que debiera incluirse, en la descripción de la competencia Aprender a aprender, “el respeto a padres y profesores, la aptitud para aprender y escuchar el consejo y orientación de unos y otros y la sensibilidad para apreciar el ejemplo que puedan constituir”.

Por su parte, PROFESIONALES POR LA ÉTICA ha realizado un estudio de los contenidos mínimos definitivos de la asignatura Educación para la Ciudadanía en el que demuestra que esta materia va más allá de la promoción de la convivencia y la ciudadanía democrática y constituye un instrumento para la educación de la conciencia moral del alumnado.

El Informe realizado por el Área de Estudios de PROFESIONALES POR LA ÉTICA lleva por título Educación para la Ciudadanía, una moral de Estado obligatoria y sostiene que la asignatura aspira a crear una nueva ética común excluyendo cualquier referencia a una moral objetiva, al bien, a la verdad o a la dimensión religiosa o trascendente del ser humano. Valores esenciales como el esfuerzo, el trabajo y la superación estarán ausentes de una materia cuyo propósito es contribuir a la construcción de la conciencia moral de los alumnos. No hay alusión alguna, en Educación para la Ciudadanía, al ejemplo o autoridad de padres y profesores; la única mención a la familia es para recordar que en ella debe practicarse el diálogo y la no violencia.

Por último, asegura el Informe de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, el bloque de contenidos sobre Educación afectivo-emocional impulsa los sentimientos, deseos y emociones como referente esencial del comportamiento humano y promueve ampliamente la llamada «ideología de género». Esta última da por hecho que existen diversas «orientaciones afectivo-sexuales», todas ellas equiparables entre sí.

Para Jaime Urcelay, portavoz de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, los contenidos de la asignatura Educación para la Ciudadanía superan con mucho el límite de los valores constitucionales y la promoción de la ciudadanía democrática para adentrarse en la formación de la conciencia moral del alumnado.

info@profesionalesetica.com


Educar o amaestrar

17:12 h | Artículos,Libros | Maria | Comentarios cerrados

marioneta.jpg Cada mañana, al entrar en el aula, cuando veo las caras de mis alumnos esperando en pie junto a sus pupitres mi saludo habitual, me vienen a la cabeza las mismas preguntas ¿qué esperan estos chavales de mí? Y sus padres ¿han aparcado aquí a sus hijos para que los tenga entretenidos por unas horas o durante ese tiempo, a lo largo de todo el curso escolar, han depositado su confianza en el colegio para que se les eduque de una manera concreta? Por lo que respecta a los niños encontraríamos repuestas de lo más variopintas. Uno, que detrás de esas miradas simpáticas descubre un universo de personillas dispuestas a comerse el mundo con tal de ver contento a su maestro, siente la necesidad de dejar atrás -en el clavo que hay siempre al otro lado de la puerta- las preocupaciones, los agobios o las noticias de los desastres del día, se pone las pilas, sonríe y, tras la breve oración de la mañana, empieza a trabajar con ilusión en la aparente rutina de cada jornada. Esos ojillos lo merecen todo.

Tengo la inmensa suerte de conocer a todos los padres de mis alumnos, por lo que tampoco se me plantean muchas dudas respecto a la segunda cuestión. En los ratos de conversación de la tutoría, en la medida que la relación se hace más frecuente, aumenta el nivel de confianza. En muchas ocasiones pasamos del interés por el rendimiento escolar del alumno a los objetivos de formación humana que, entre ambos, queremos alcanzar con su hijo. Hablamos de los valores que queremos que desarrolle o que descubra: laboriosidad, sinceridad, reciedumbre, constancia, solidaridad, trato con los compañeros… un sinfín de propuestas que según cada caso debemos tener en cuenta para formar a esa personilla.

Por supuesto, no dejamos atrás el aspecto espiritual, trascendente, que también queremos modelar. No se suelen conformar los padres con una simple formación ética. Normalmente piden una base que conforme simultáneamente esa formación de principios morales. Piensan, pensamos, que una buena formación religiosa es el mejor cimiento. A lo blanco se le llama blanco, a lo negro, negro; lo absoluto es absoluto y lo relativo, relativo.

Me pregunto ahora ¿Quién es el Estado para interferir y desvirtuar este apasionante mundo de la educación de personas para convertirlo en la fabricación de simples marionetas al servicio de los caprichos de los gobernantes de turno?

Jesús Alonso del Real Montes


Jueves 1 de febrero de 2007

Ciudadanos para adoctrinar

23:06 h | Libros,Opinión | Maria | Comentarios cerrados

zapateroeducacion.jpgSi la nocturna  elaboración de la asignatura Eduación para la Ciudadanía (EpC) tuviera caras del sectarismo, la luna llena sería para la anterior ministra y el cuarto creciente para la actual, Mercedes Cabrera. Paradigma de la contradicción es la crítica de Cabrera a las CC.AA. por pretender dar una uniformidad en sus estudios, por no dar las características plurales de cada territorio dice, mientras pretende crear una adoctrinadora y transversal asignatura adoctrinadora de partido.

No en vano el Gobierno en una reunión mantenida con delegados de la Profesionales por la Ética, les reconoció explícitamente esta asignatura formará ideológicamente. Es consecuente que ante tal aseveración, esta asociación -que coincide con una mayoría de padres- pide al Gobierno que retire tan adoctrinadora materia, llamando a la objeción de conciencia. Mas preocupante aún si cabe, es el reconocimiento que altos funcionarios del Ministerio de Educación -afirma la asociación- de que EpC es “claramente una asignatura que pretende formar en ideologías a personas carentes de condiciones”.

La formación del espítiritu de género-laicista para aquellos desválidos niños que no dispongan de una adecuada formación en su familia. Carne de cañón para estos golfos ciudadanadores. O sinmplemente que los padres no dispongan de los medios o tiempo para impartir las nociones básicas de lo que debe ser la educación de sus hijos. Objeción de conciencia como marco para aquellos padres avisados, no vendría mal explicar a nuestros hijos la letra pequeña de todos los contratos para estos casos.

Algo así como una coletilla en la que en cada adoctrinador concepto, en el exámen evaluador se acompañe que, ésto es lo que dicen por imperativo legal los diputados socialistas y comunistas que obtuvieron una mayoría en unas elecciones generales. Nuestros hijos sabrían de esta forma en qué quieren convertirlos a ellos y a la sociedad entera, sin por ello desconocer cuál es la anomia que pueda existir y quieren imponer.

José Carlos Navarro Muñoz
Publicado en Andalucía Liberal