jump to navigation

Jueves 13 de julio de 2006

Tras retener durante un lustro el Informe sobre educación, Claudio Boada abomina ahora del cheque escolar

13:56 h | Libros,Noticias | Txemav | Trackback

El Círculo de Empresarios se rinde antes las presiones de las patronales educativas y del PP: modifica su opción por el bono escolar y vuelve a defender el sistema de conciertos. La independencia del Círculo cada día más en entredicho. Las experiencias internacionales avalan la bondad del ‘cheque’. Esperanza Aguirre rechaza la propuesta liberal del cheque escolar por su coste económico y electoral

HISPANIDAD.COM – Jueves 13 de Julio de 2006

Comenzó siendo un informe para vender el cheque escolar (también conocido como bono escolar) y ha acabado siendo la negación del cheque. Cinco años lleva en gestación el Informe del Círculo de Empresarios sobre el sistema educativo español, al que en muchos ambientes políticos y económicos se considera como el principal problema económico del país.

El anterior presidente del círculo, Manuel Azpilicueta, así como su secretario general, Vicente Boceta, incoaron un informe sobre educación en el que se apostaba decididamente por el cheque escolar, como el sistema de financiación más liberal y al mismo tiempo, el que mejor aseguraba la libertad de enseñanza. Pero ya antes de ver la luz, el Círculo comenzó a recibir presiones de las patronales educativas, tanto de la conservadora CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza) como de la asociación de colegios religiosos FERE.

Y es que el cheque escolar- sistema por el cual el gobierno proporciona a los padres un bono para que financie la enseñanza de su hijo en el colegio que desee, público o privado se ha convertido en la bestia negra, tanto de los partidarios de la enseñanza pública, por ejemplo el PSOE como de los partidarios de la privada entre ellos el PP y las mencionadas patronales educativas.

La izquierda y los funcionarios de la enseñanza quieren escuela pública y que se reduzca el dinero destinado a la privada, los propietarios de centros privados están muy a gusto con el sistema de conciertos, a pesar de que éstos conciertos condicionan su libertad. El concierto permite la intromisión del Estado en la escuela pero asegura la viabilidad económica del centro. Conclusión: tanto unos como otros abominan del bono escolar, que quita poder al gobierno y a los empresarios y lo traslada a los padres. “Para la izquierda resulta un instrumento buenísimo para el adoctrinamiento; y la derecha tiene miedo de los sindicatos, de la prensa y de los grupos de poder”, resume el director del colegio Monte Tabor de Pozuelo, Juan Antonio Perteguer.

Pero el cambio de opinión del Círculo de Empresarios contra el cheque escolar se dispara con la llegada a la presidencia de la institución de Claudio Boada Jr. y con la sustitución de Vicente Boceta por los ex altos cargos de Aznar Pedro Morenés y Belén Romana, línea dura del PP en pro de las patronales de empresarios de la educación. Y así lo que era una defensa del bono escolar se ha convertido en un no al cheque, con la excusa habitual de la cercanía al centro escolar. Según el Círculo ahora lo importante para un sistema educativo competitivo es “la autonomía de los centros, el control o los sistemas de información y transparencia”. Y si alguien está muy interesado en lo que estas palabras significan le ofrecemos el informe completo del Círculo.

Los borradores del primer informe eran muy conscientes de que el cheque escolar no podía aplicarse en dos días, de la misma manera que el sistema de conciertos actualmente vigente en España tropezó con muchas dificultades en origen, y tardó años en estabilizarse. Naturalmente con el bono pasaría lo mismo, y de hecho está pasando en aquellos países donde se ha puesto en marcha.

Simplemente el cheque otorga el poder a los padres sobre la educación de sus hijos, mientras que la escuela pública se la otorga al Gobierno y a los funcionarios y el sistema de conciertos al Gobierno y a los empresarios. Los empresarios saben que con el cheque escolar tendrían que competir en campo abierto y estar pendientes de los padres, cosa que ahora no hacen y los funcionarios saben que si se instaura el bono escolar muy pocos padres llevarían a sus hijos