jump to navigation

Sábado 1 de abril de 2006

Varios miles de personas se concentran en Madrid por la calidad de la educación

10:46 h | Libros,Noticias | Txemav | Trackback

Varios miles de personas se concentraron esta tarde durante dos horas en el Palacio de Vistalegre de Madrid para mostrar su desacuerdo con el proyecto de la Ley Orgánica de Educación (LOE) que el próximo jueves aprobará el Congreso de los Diputados.

INFORMATIVOS TELECINCO – Sábado 1 de abril de 2006

Bajo el lema ‘Libertad, calidad y prestigio’, reclamaron que se mantengan los cambios introducidos durante el paso de la reforma por el Senado. En un ambiente festivo y familiar, se fueron sucediendo las intervenciones tanto de dirigentes políticos, organizadores del evento, y diferentes miembros del ámbito educativo en un escenario respaldado por la misma gran pancarta azul que acompañó a los manifestantes del pasado 12 de noviembre: ‘La Educación también importa’.

“¡ZP, De la Vega, con mis hijos no se juega!” fue alguno de los cánticos que coreaban los asistentes, mayoritariamente familias con niños, moviendo globos blancos, ondeando banderas españolas y portando carteles con demandas como ‘Por la libertad de la Educación: `¡cheque escolar ya!’ o criticando al Ejecutivo con textos como ‘ZP qué mala LOE tienes!’. Los discursos y reclamos se sucedían con aplausos a las peticiones de las diez asociaciones organizadoras del acto y pitando o abucheando las alusiones a la reforma y a sus medidas.

Los manifestantes invitaron a la Ministra de Educación a dimitir

Entre otras exigencias, se invitó a la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, a dimitir o al propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a “darle un empujoncito” fuera del Ejecutivo. Además, en este acto, que terminó con la lectura de un manifiesto y un concierto de pop-rock del grupo ‘Roedores’ y en el que se expusieron imágenes de la manifestación del 12 de noviembre contra la reforma, se constituyó un observatorio permanente en materia de enseñanza por parte de las diez organizaciones que forman la Plataforma LOE-NO.

La pareja encargada de hacer de maestros de ceremonias fue entrevistando a expertos del ámbito educativo que se encontraban entre el público e, incluso, preguntaron a los niños sentados en el escenario, a modo de examen, sobre cuestiones matemáticas o de Geografía.

A la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que fue la encargada de abrir el acto, acompañaron otros dirigentes del PP, como Pilar del Castillo, Ana Pastor o Eugenio Nasarre, e imitaron en sus críticas la profesora de la Universidad del País Vasco (UPV) Gotzone Mora y el catedrático de Secundaria Juan Orrico.

Desde la propia Plataforma LOE-NO, la presidenta de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Isabel Bazo, dijo que “no se puede plantear e imponer” que la Educación tenga como único protagonista al Estado, dejando en un papel “secundario” a familia y escuela. “Hoy estamos aquí para reclamar los derechos que, por partida doble, corresponden a los titulares de las empresas privadas que están ofreciendo su vocación y su patrimonio, en aras de que no sean una utopía las anheladas libertad, calidad y dignidad”, concluyó Bazo.

En el manifiesto leído se reclamó un sistema educativo “flexible”

En el manifiesto leído como colofón del acto, se reclamó una enseñanza de calidad mediante un sistema educativo “flexible”, que contribuya a la cohesión territorial y social de España, permita la libre circulación de profesores y familias y facilite el aprendizaje de todos los alumnos fomentando el esfuerzo individual y la igualdad de oportunidades.

Por ello, las organizaciones de la Plataforma LOE-NO firmantes del texto se muestran contrarias al modelo “igualitarista, utópico y fracasado” de la LOGSE que entienden que el proyecto de la Ley Orgánica de Educación pretende recuperar.

Tras señalar que la Educación es un derecho fundamental del que los padres son “los primeros y principales responsables”, solicitan en el texto ‘Por una Educación en libertad, con calidad y prestigio’ la libertad de los padres a elegir el centro cuyo proyecto educativo mejor se adapte a sus convicciones morales y religiosas, rechazando materias obligatorias como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, y que se trate “equitativamente” a todas las familias con enseñanza gratuita desde Infantil a Bachillerato y Formación Profesional.